La criminalización de Maykel Osorbo

El 2 de junio, el sitio oficial Cubadebate publicó el artículo informativo “Maykel Osorbo cumple prisión provisional por presunta comisión de varios delitos”. Diario de Cuba calificó de “inusual” esta nota, y en efecto lo es, sobre todo por la manera en que contrasta con la absoluta falta de información que rodeó al secuestro de Luis Manuel Otero Alcántara en el Hospital Calixto García.

La lectura cuidadosa del texto de Cubadebate demuestra, sin embargo, que lejos de sentirnos tranquilizados por ella, debemos movilizarnos, si se quiere con más energía que la que invertimos en exigir la libertad de Otero Alcántara. Sobre este no pesaban cargos criminales o delictivos, y no obstante fue sistemáticamente criminalizado en el programa Hacemos Cuba, de Humberto López, y en la prensa estatal, en primer lugar en el periódico Granma. Osorbo, por el contrario, ya ha sido oficialmente encausado como criminal y/o delincuente. Pero justo por lo que hemos dicho, tenemos que tener presente que si en Cuba alguien puede ser criminalizado y deshumanizado, sin que se le someta a un proceso legal, noexiste entonces un Estado de derecho en el que podamos confiar.

Prueba de esto es la ambigüedad de la nota oficial, que ni sugiere ni demuestra que el Estado tenga un caso sólido contra Osorbo, sino que este es más como un work in progress. Dice la nota:

“El ciudadano cubano Maykel Castillo Pérez (Osorbo) se encuentra asegurado con la medida cautelar de prisión provisional, acusado de los delitos de atentadodesórdenes públicos y evasión de presos o detenidos, en los que incurrió el 4 de abril del 2021” (énfasis míos).[1]

El lenguaje recurre innecesariamente —esto es importante— a supuestos tecnicismos que oscurecen la idea. ¿Qué quiere decir que Maykel “se encuentra asegurado”? ¿En qué sentido la “prisión provisional” es una “medida cautelar”? ¿No podemos decir también que Otero Alcántara, sobre quien no pesaban, insisto, cargos legales, se encontraba (también) asegurado, y con la medida cautelar de prisión provisional, si bien no estaba acusado de nada?

En cuanto a los delitos mencionados, en los que habría incurrido Maykel el 4 de abril, estos no se explican. ¿Sería porque ya eran ampliamente conocidos por la población, que estaría informada por los medios? Resulta que no. Los hechos del 4 de abril no tuvieron cobertura en los medios oficiales. Por lo tanto, la nota informa desinformando. Cubadebate tenía que inferir que la mayor parte de los cubanos, o bien no sabe qué pasó el 4 de abril, o aquellos que lo saben no tienen una idea clara de la relación entre los hechos y los delitos.


El 4 de abril

El 8 de abril, Cibercuba informó que “Maykel Osorbo podría ser procesado por varios delitos en los tribunales de la Isla tras los sucesos del domingo 4 de abril, cuando vecinos del barrio San Isidro impidieron que agentes de la Policía lo detuvieran”. El sitio mencionó a la periodista Arleen Rodríguez Derivet, de Radio Rebelde, que aseguró que Osorbo había sido denunciado por varias personas. Una de ellas fue Alfonso Ramírez López, de 39 años, “quien denunció a Osorbo por varios delitos, entre ellos desacato”. 

Según Cibercuba, la periodista “no dio más detalles sobre el denunciante, pero mencionó que Maykel había violadotambién las medidas sanitarias por el coronavirus durante la protesta que tuvo lugar después frente a la sede del Movimiento San Isidro, donde decenas de vecinos apoyaron al rapero”.

Cibercuba cita a Reinier Duardo, analista político e invitado al programa de Radio Rebelde, el cual “comentó que el apoyo a Maykel y al resto de los integrantes del MSI era el resultado de ‘provocaciones para que se genere un estallido social en el país’”. Según él, las imágenes de la protesta que Luis Manuel Otero Alcántaralíder del MSI, transmitió en vivo a través de su Facebook durante casi una hora, habían sido manipuladas:

“Da la sensación de que realmente hubo un estado de indignación o una manifestación en contra del gobierno”, pero al hacer un análisis más profundo, dijo, “te das cuenta de que todo es parte de la manipulación y de la construcción que desean hacer”.

“Se congregaron un grupo de personas a observar las payaserías que hacían estos dos bufones”, agregó.

La periodista y su invitado defendieron la idea de que los hechos constituían una farsa y un montaje: 

“Cuando tú miras el video que se supone que le corearon lo que él gritaba, te das cuenta, cualquiera que conoce un poquito de manejo del audiovisual, que las personas ni abren la boca y escuchas un supuesto coro detrás muy armonizado. Es un performance realmente…”. Rodríguez fue interrumpida por Duardo, quien terminó la frase indicando: “bien montado bien estructurado en el que no había nada al azar”.

Para Duardo, los activistas del MSI habían coordinado previamente las actividades subversivas del domingo aprovechando el simbolismo del 4 de abril, día en el que el oficialismo conmemora el aniversario de los Pioneros y de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC):

“Los grupusculeros estos de San Isidro estaban preparando un supuesto cumpleaños colectivo, además en medio de una pandemia, para niños. Ni había tal intención de realizar tal cumpleaños ni había un interés genuino detrás de este tema”.

He citado extensamente el artículo de Cibercuba[2] por lo que ilumina acerca de los cargos que ahora pesan sobre Osorbo. El analista político de Radio Rebelde evidentemente interpretó las acciones de Osorbo como subversivas(entiéndase políticas y de oposición al régimen) y encaminadas a provocar una revuelta social. Pero en ningún momento, ni él ni la periodista —a diferencia de lo que insinúa Cubadebate— asociaron esas acciones con el delito común, o con conducta criminal

Podría alegarse que cualquier intento de subvertir el poder del Estado es una conducta criminal, pero el propio Fidel Castro refutó esta idea en su autodefensa, más conocida como La historia me absolverá. En aquella ocasión, apelando a la Constitución de 1940 afirmó que “la resistencia frente al despotismo es legítima”. Citó el segundo párrafo del artículo 40: “Es legítima la resistencia adecuada para la protección de los derechos individuales garantizados anteriormente”. Castro fue incluso más lejos cuando afirmó que, aunque el derecho a la resistencia no hubiera estado en la Constitución, “es supuesto sin el cual no puede concebirse la existencia de una colectividad democrática.” Según Castro, el “derecho de insurrección frente a la tiranía es uno de esos principios que, esté o no esté incluido dentro de la Constitución Jurídica, tiene siempre plena vigencia en una sociedad democrática”.

En su primer discurso tras la fuga de Batista, el 1 de enero de 1959 en el Parque Céspedes, de Santiago de Cuba, Castro prometió “el restablecimiento de las garantías y la absoluta libertad de prensa y todos los derechos individuales en el país”. Llegó incluso a prometer que:

“Habrá libertad absoluta porque para eso se ha hecho la Revolución; libertad incluso para nuestros enemigoslibertad para que nos critiquen y nos ataquen a nosotros; que siempre será un placer saber que nos combaten con la libertad que hemos ayudado a conquistar para todos [Aplausos]. Nunca nos ofenderemossiempre nos defenderemos y seguiremos solo una norma: la norma del respeto al derecho y a los pensamientos de los demás”.[3]

Fidel Castro, advierto, fue bien específico y enfático en las libertades que la supuesta Revolución prometía a los cubanos:

“Libertad de prensa hay ahora, porque sabe todo el mundo que mientras quede un revolucionario en pie habrá libertad de prensa en Cuba [Aplausos]. Quien dice libertad de prensa, dice libertad de reunión; quien dice libertad de reunión, dice libertad de elegir sus propios gobernantes libremente [Aplausos]”.

Porque, como él mismo dijo:

“Cuando un gobernante actúa honradamente, cuando un gobernante está inspirado en buenas intenciones, no tiene por qué temer a ninguna libertad [Aplausos]. Si un gobierno no roba, si un gobierno no asesina, si un gobierno no traiciona a su pueblo, no tiene por qué temer a la libertad de prensa, por ejemplo [Aplausos], porque nadie podrá llamarlo ladrón, porque nadie podrá llamarlo asesino, porque nadie podrá llamarlo traidor. […] Cuando un gobierno es bueno, notiene por qué temer a la libertad de reunión, porque los pueblos no se reúnen para combatirlo, sino para apoyarlo”.[4]

Sabemos muy bien que estas libertades duraron menos que un merengue a la puerta del colegio. No solo no hubo libertades. Tampoco el Estado cubano ha asegurado una vida digna a los cubanos. Y por ello entiendo una vida que no esté obsesionada por la falta de abastecimientos, de comida; una vida que, en lugar de aspirar meramente a existir, tenga también el derecho a prosperar. El embargo estadounidense, que ciertamente ha impactado la economía, no puede ser culpado por fracasos que son el resultado de la improvisación, y de haber colocado la lealtad al sistema y al líder por encima de la calificación en los nombramientos ministeriales.

Por la propia admisión de Fidel Castro, si un gobierno teme a la libertad de reunión, es porque no es bueno. 

Los cubanos no tienen libertad de reunión.

Por la propia admisión de Fidel Castro, en Cuba no queda “un revolucionario en pie”, puesto que no existe la libertad de prensa. Absolutamente todos los medios de comunicación y han sido monopolizados por el monolingüismo ideológico del Estado. Y nadie puede creer, y menos hoy, que los cubanos sean ideológicamente monolingües.

Fidel Castro no cumplió la promesa de que tendríamos libertad absoluta para criticar y atacar al gobierno; libertad que tendrían también sus enemigos. A nada de esto, según su propia retórica, debía temer un gobierno cuando era bueno.

Pero ya sabemos que el castrismo empezó a temer muy pronto, porque canceló las libertades. Y esto quiere decir, también, que el castrismo dejó de ser un gobierno bueno. 

Y también, que los cubanos tienen el derecho a la insurrección contra una tiranía que ha suprimido las libertades.

Entonces Maykel Osorbo no puede ser encausado por desacato, por los “delitos” del 4 de abril, puesto que estos ya habían sido tácitamente considerados como políticos por las propias fuentes oficiales del Estado. En efecto, Osorbo es cocreador de “¡Patria y Vida!”, tema musical que desafió y desestabilizó el eslogan oficial de “¡Patria o Muerte!”. El Estado cubano ha intentado infructuosamente contrarrestar el mensaje de “¡Patria y Vida!”, que se ha popularizado en Cuba. Esta canción fue coreada, precisamente, el 4 de abril.

Lo cierto es que Maykel Osorbo había sido detenido el 18 de mayo —como puede verse, mucho después del suceso del 4 de abril— y lo tuvieron 13 días desaparecido, sin que se dieran noticias sobre su paradero. En este sentido, la observación del sitio Cubalex resulta de la mayor importancia:

“Llama la atención que la Redacción de Cubadebate asevere que los delitos por los que está siendo procesado son: AtentadoDesórdenes Públicos y Evasión de Presos o Detenidos; cuando la Sala Primera de lo Penal del Tribunal Provincial Popular de la Habana emitió una Resolución judicial el 24 de mayo de 2021 reconociendo que examinó detenidamente el Expediente de Fase Preparatoria 24/21 OEI-DCSE por los delitos de AtentadoResistencia y Desacato. El expediente fue abierto casi un mes después de ocurrido el hecho, todo lo que da margen a una pregunta: ¿Quién miente, los jueces Alennis Vázquez Flores, Zamira Narrero Morgado, Greta Bernal Vila, Liliam Portel Gil y Zeyda Torres Medina, o el medio oficial de información Cubadebate?”.[5]

Según Diario de Cuba, la nota de Cubadebate “aparece tras denuncias por la falta de información del paradero del artista y del dictamen del Comité de Desapariciones Forzadas de las Naciones Unidas, que exigió al Gobierno de Cuba que aclarara la situación y ‘adoptara todas las medidas necesarias para buscar y localizar a Castillo Pérez y proteger su vida e integridad personal’”.[6]

La nota de Cubadebate concluye informando que el acusado “ha sido procesado con anterioridad por los delitos de robo con fuerza, hurto, desacato y atentado”. 

Como se recordará, según el programa de Radio Rebelde, el “ciudadano” Alfonso Ramírez López había denunciado a Maykel por desacato, por lo ocurrido el 4 de julio. En ese entonces el desacato, al menos implícitamente, refería a un contenido político. Y la página de Cubalex lo confirma al contrastar los cargos del expediente que se le había iniciado —AtentadoResistencia y Desacato— con los que después reportó CubadebateAtentadoDesórdenes Públicos y Evasión de Presos o Detenidos. En este último caso, los delitos ligan a Maykel Osorbo al criminal común. Por otra parte, “desórdenes públicos”, y finalmente la alusión de pasada, pero intencional, al “robo con fuerza, hurto, desacato y atentado”, sacan a la luz el prejuicio racista de los cubanos a que apela la nota. 

De esta manera, el Estado ha comenzado ya a tramar —con el claro propósito de influir en la opinión pública— la criminalización de Maykel Osorbo. Se trata de una maniobra repulsiva y mezquina que hay que ver como lo que es: un intento de desacreditar políticamente las acciones de Maykel Osorbo, y una venganza por su participación en la composición de “¡Patria y Vida!”.

La imagen desafiante de Maykel Osorbo con el brazo en alto y las esposas rotas en la muñeca, es la viva estampa del cimarrón, del esclavo que se liberta a sí mismo, y por extensión la revelación simbólica de la plantación-presidio que es Cuba. Esa imagen es ambas cosas: testimonio y promesa. 

Cada vez más, al castrismo se le hace imposible ocultar o justificar su entraña racista y carcelaria. Si no nos movilizamos enérgicamente y denunciamos la nueva maniobra, el Estado se saldrá con las suyas.


© Imagen de portada: Revista El Estornudo. Maykel Castillo Pérez / Facebook.




Notas: 
[1] En lo adelante ha de entenderse que el uso de cursivas en las citas, para enfatizar, es del autor del artículo.
[2] Una prueba de la deliberada desinformación que sufren los cubanos es que las citas y menciones que encontramos en Cibercuba fueron a su vez reportadas por diversos medios fuera de la Isla. Mientras estas fuentes pueden ser rastreadas y comparadas, no se encuentra ni una sola oficial, esto es, de la Isla, que mencione nada de esto.
[3] Fidel Castro. “Discurso Parque Céspedes”. Santiago de Cuba, 1 enero 1959. http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1959/esp/f010159e.html
[4] Fidel Castro. “Discurso Plaza Camagüey”. 4 de enero, 1959. http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1959/esp/f040159e.html
[5] “Actualización y análisis legal sobre el caso del rapero encarcelado Maykel Osorbo”. 3 de junio, 2021. https://cubalex.org/2021/06/03/actualizacion-y-analisis-legal-sobre-el-caso-del-rapero-encarcelado-maykel-osorbo/
[6] Ver también: Diario de Cuba. “La ONU exige al régimen cubano que informe sobre el paradero del cocreador de ‘Patria y Vida’ Maykel Osorbo.” 28 de mayo, 2021. https://diariodecuba.com/derechos-humanos/1622209124_31507.html




LASA

¿Apoya LASA a Humberto López?

Francisco Morán

La posición actual de LASA respecto al gobierno cubano no puede sostenerse ni justificarse si no es como el abrazo tácito a la dictadura y a la falta de derechos. Si LASA no tiene problemas con apoyar a un Estado cuyo vocero es Humberto López, yo no puedo seguir en LASA.





Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.