Un tanka a concurso

El 4 de noviembre de 1998, la primera astronauta japonesa, Chiaki Mukai, lanzó desde el espacio un insólito desafío a sus coterráneos: el más “global” de los poemas, los versos superiores (kami no ku) de un tanka, que debía ser completado por medio de un concurso. 

Esos primeros versos (de 5-7-5 sílabas) los propuso durante una conversación en vivo con el primer ministro japonés, que escuchó todo Japón. Allí acogieron la idea con entusiasmo y se lanzaron a proponer los dos versos inferiores (shimo no ku: 7+7 sílabas) más apropiados para cerrar el poema. 

En total, se presentaron 144,781 propuestas que fueron debidamente evaluadas por el Japan Tanka Club. 

Esta era la primera parte del tanka:

宙がえり 何度もできる 無重力

Chūgaeri nandomo dekiru mujūryoku 

que quiere decir, más o menos:

Dar todas las 
volteretas que quieras: 
ingravidez; 

El premio lo ganó Manami Tanno, una estudiante de cuarto de primaria, de la prefectura de Nagano, con estos versos finales que recrean la visión de la cosmonauta desde el espacio exterior:

mizu no mari tsuki 
dekitara iina 

qué bueno si esa bola 
de agua rebotase.

Las dos opciones finalistas fueron: 

El señor Ichirō Sakamoto, 68 años, sin ocupación conocida, con: 

yūbune de kururi waga ko no uchū

girando en la bañera 
igual que mi hijo: el cosmos. 

…y la señora Shizuka Kitahara, 58 años, ama de casa: 

tsuki no usagi ni sharu ui dansu 

al conejo en la luna 
le diría: “¿bailamos?”. 






Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.