Alexander Otaola: “A mí lo que me gusta es que me ataquen”

Es probable que esta sea la única entrevista seria que yo haga en mi vida. Comienzo por las fotos. El carismático comunicador Alexander Otaola modela. Se queja por no sé qué cosa, dice: “Hay que joderse y modelar y todo contigo, Siro. Tú no eres fácil”.

La historia de cómo Alexander Otaola llegó a tener el programa audiovisual de más rating entre el público cubano —por qué ¡Hola! Ota-Ola es uno de los espacios más solicitados dentro del llamado Paquete Semanal en la isla—, puede hacerse larga y tediosa. Otaola nunca ha contado cómo fueron esos inicios, sin embargo, hoy lo hace por primera vez para los lectores de Hypermedia Magazine. Esa es la primera pregunta:

¿Por qué nunca has contado lo difícil que fue arrancar con el proyecto de ¡Hola! Ota-Ola? ¿Nunca te lo han preguntado o no quieres que se sepa que estabas pasando por un momento complejo en tu vida?

No me lo habían preguntado. Hay cosas que no me gusta contar porque soy especialmente crítico con las personas que se cuelgan de las tragedias, con la gente que dice: “yo fui pobre, surgí, me levanté y aquí estoy”. ¡Eso a mí no me gusta! Pero la verdad es que ¡Hola! Ota-Ola surgió en un momento de mierda. 

Pero a mí sí vas a decírmelo. Estabas mal.

No te voy a mentir. No tenía casa, no tenía carro. Estaba viviendo con una amiga y ni siquiera pagaba la renta. Estaba, como se dice, “de favor”. Pero un buen día recibí una llamada del dueño de la página Cubanos por el Mundo, y empezamos. 

¿Es cierto que cuando estabas buscando apoyo financiero para comenzar el proyecto un “empresario” de Miami te prometió ayuda y después te dejó “embarcado”?

Sí, es cierto. 

Y luego, cuando vio el éxito que tenía tu programa, te llamó para ofrecerte patrocinio, pero tú no aceptaste.  

Sí. 

Así fue. El dueño de una de las joyerías de Miami que con tanto “éxito” se anuncia en las redes sociales como “lo mejor”, lo hizo viajar de un lado a otro de la ciudad, en ómnibus, para luego burlarse de él. Otaola no lo cuenta, pero según supe, cuando este empresario “quiso volver” aunque quizás la palabra “volver” esté aquí mal empleada, porque nunca estuvoOtaola le dijo que podía venir con un millón en la mano, que ¡Hola! Ota-Ola estaba vetado para él.

Le dije que no iba a entrar en el programa. El que está en las buenas, también tiene que estar en las malas. Y si no, no está. Y punto.

Otaola se reclina en el sofá y me recuerda que la primera persona que habló sobre su programa fui yo.

Cuando empezaste, a menudo escuché frases como “es el programa más deprimente de las redes”, es “vulgar”, “depauperante”. Luego, algunas de esas mismas personas me han dicho “Es un animal”, refiriéndose al modo en que sueles llevar durante casi dos horas de transmisión un programa con un alto índice de audiencia, mirando fijamente a la cámara, guiándote por un papelito. Me dio orgullo que cambiaran de opinión. ¿Por qué crees que modificaron el modo de verte?

Las personas subestiman lo que hago. ¡Hola! Ota-Ola yo lo propuse a todos los canales de televisión en Miami y ninguno prestó interés. No lo visualizaron. No fueron capaces de ver el potencial. Después mucha gente agarró la idea. Otros no sabían qué cosa era aquello. Decían que yo era irreverente; que el programa “está en el filo de la cuchilla” entre lo que es vulgar y lo que no. Yo sé que es complicado, pero si tú no te sientas a verlo, si lo ves “de pasada”, de pronto tienes un criterio equivocado. Es válido que sea tu criterio, aclaro. Mucha gente lo ve vulgar. De hecho, mucha gente que lo ataca, el único argumento que encuentra es ese: que se trata de un programa vulgar, banal, frívolo, y me critican hasta por lo que la gente escribe en el chat.

A mí me molestaba mucho el “Pink Gun”, esa pistola rosada que, al pronunciar la palabra en inglés, fonéticamente resulta ser una mala palabra en español. No le aportaba nada al programa. Por suerte lo eliminaste.

No, aún lo tengo.

Pero ya no lo usas prácticamente.

Se trata de un recurso más. En la tienda online que tiene el programa, donde vendemos gorras, jarras y pulóveres, hay uno que dice “Pin Gon pa’ to’ el mundo”. Pero sí recuerdo que una vez conversando me dijiste: “Alex, suaviza lo del Pink Gun”. 

Hace unos meses tuviste un problema con el reguetonero Yomil. Yo sé que tu abogado te tiene prohibido hacer determinado tipo de declaraciones sobre el tema, pero hay gente que dice que tú comenzaste a “ponerle el dedo” a Yomil luego de que este se negara a darte declaraciones. ¿Por qué no quisieron Yomil y el Danny darte una entrevista cuando llegaron a Miami, si tu programa era, como se dice, “lo más pegao”?

Ese problema venía de antes. Cuando yo trabajaba en Paparazzi TV, un grupo de nosotros organizó un viaje a La Habana para hacer entrevistas a varios artistas, entre los cuales estaban Yomil y el Danny. Coincidió con el suceso conocido de la trifulca entre ellos y Los 4, y por eso Danny fue encausado, así que esa entrevista no se dio. La entrevista estaba pautada, pero no pudimos hacerla por ese motivo. Cuando ellos llegan a Miami, pautan otra entrevista, pero de momento la cancelan. Luego, yo comencé a hablar de otras cosas, cosas que no inventé. En las redes están los videos grabados por ellos mismos. Palabras de Yomil acusando a otros artistas, y las respuestas de ellos ante las acusaciones de Chocolate Mc, por ejemplo, que dio detalles específicos sobre esa causa y otra por la cual ellos tuvieron que responder ante la justicia. Yo no me inventé nada; solo repliqué lo que ya estaba en las redes. No creo que haya algo personal por lo cual no me hayan querido dar la entrevista. No la dieron y punto. 

Uno como periodista es como una esponja. Yo he escuchado decir que Otaola siempre tiene que tener alguien a quién “meterle el dedo”. Que necesitas una “diana”, un chivo expiatorio; alguien con el cual “tomarla”. Ya hablaremos sobre eso más adelante, pero quería señalarte ahora que lo recuerdo, que hubo dos entrevistados tuyos que luego de darte una entrevista tú hablaste sobre ellos en tu programa. Y cuando menciono la palabra “hablaste” espero entiendas qué es lo que la gente dice. Voy al grano: la gente dice que tú usaste a Paulo FG y a Gente de Zona. Y hay quien tiene temor o recelos de darte una entrevista por eso.

Para nada. Ese no soy yo. No soy tan malo. Mira, yo no tengo planificado que un artista me dé una entrevista y después suceda algo sobre lo cual yo tenga que hablar; y mucho menos planifico una estrategia para “acabar” con él.

¿Tú sientes que “acabas” con la gente?

¡No! ¡Pero eso es lo que dice la gente! ¡Lo que se maneja! ¡Pero yo no lo planifico! Cuando pasó lo de Gente de Zona, yo tenía las mejores relaciones con ellos. De hecho, fui el primero al que Alexander le abrió las puertas de la casa nueva que se compró. A mí, al programa. Luego de eso los entrevisté en el Marlins Park, y después vino el concierto en La Habana con Laura Pausini donde ellos saludaron a Miguel Díaz-Canel y lo reconocieron como el Presidente cubano. Yo no organicé ese orden de cosas. A lo mejor, si hubiese sucedido el concierto primero, ellos no me hubiesen dado ninguna entrevista porque yo evidentemente iba a decir lo que dije

Ese día te atacaron duro en las redes. Creo que ha sido la vez que más ataques has enfrentado de los internautas. Ofensas personales, ataques homófobos…

Pero cuando Chocolate estuvo en el estudio, y se paró y se fue, también. Casi desde el mismo inicio de ¡Hola! Ota-Ola yo he recibido ataques. Con Yomil me atacaron. Con Gente de Zona también.

¿Te preocupa que te ataquen, o esas ofensas las apartas a un lado? 

A mí me gusta que me ataquen. Si lo que van a hacer es atacar, que ataquen. Eso me gusta. Conmigo ¡hay que joderse!

Pero en casos así, ¿no sería mejor callar, dejar que las cosas se calmen, o tú eres de los que prefiere “morir por la boca”?

Yo no me tengo que quedar callado. Las amistades no condicionan mi trabajo. Mira, cuando lo de Gente de Zona sucedió, lo primero que hice fue escribirle a su mánager. No contestaron. Les escribí más tarde para decirles que hablaría sobre el tema. Pedí declaraciones. Nunca contestaron. Con mis amigos tengo determinadas concesiones (sonríe) en casos similares. Insisto. Intento comunicarme con ellos, pero mi compromiso es con la gente. Con los que ven mi programa. Con el pueblo. Valoro que los fanáticos defiendan a sus artistas, pero mi compromiso, repito, es con la gente que ve el show. Con esos cuatro mil “televidentes” que a diario, como norma, ven mi programa. Ellos son mi compromiso, y yo no me puedo quedar callado, o meter una finta. 

¿Te gusta, digamos, “sentir presión”?

Si la gente tiene un criterio que lo exprese. El objetivo del programa es ese: remover, y cuando la gente ataca se remueve. Se crean estados de opinión. Hay quien se ofende y dice: “Este programa no lo veo más” o “A este m… no lo veo más”, pero a la semana están ahí de nuevo. Todo eso es válido.

Algunos creen que para hacer el programa necesitas de alguien. Que sin “alguien”, el programa pierde su ritmo. Que ese es tu estilo. Hemos mencionado ya a tres, pero ahora es Haila la que está en la mirilla.

El programa es eso: ¡Hola! Ota-Ola lo hacen los mismos artistas. Lo hace la gente. Los artistas llegan tarde a los conciertos; doblan las canciones. Algunos tratan mal a la gente porque no se quieren tomar fotos. Si ellos no hicieran eso, y más, yo no tuviera qué decir de los artistas. Todos los canales, muchos programas comentan la cara bonita de los artistas: el disco nuevo, la canción tal. Mi programa es de eso, pero también de lo que nadie dice.

Los artistas a veces pactan estrategias. ¿Tú no tienes una estrategia ahora con Il Divo de Placetas? Porque yo recuerdo que una de las pocas veces que tú y yo nos hemos acalorado hablando fue cuando lo del famoso beso de Eduardo Antonio a Anaisa, y toda la partida de sandeces y malos argumentos que usó después Eduardo Antonio para justificarse, y tú lo defendiste fuertemente. Pero ahora te veo buscándole la lengua.

Yo no estoy para justificar lo que la gente haga. Lo siento. No es mi trabajo. Mi trabajo es decir, comentar, hacer. Y lo hago con la misma pasión y el mismo apego profesional, ya sea un amigo o no.

Yo me meto hasta con mis sponsors, cuando sucede algo. 

Y es cierto: hace unos meses se dio una situación en el aeropuerto de Miami con la agencia de viajes Gulfstream, uno de los patrocinadores del show, y el conductor lejos de adoptar la estrategia del sordomudo, cuando muchos esperaban y especulaban con que Otaola doblaría la esquina, emplazó a la agencia en el programa.

Personas como tú y como yo, que vivimos de la sátira, la risa, el humor, “el chucho” tan cubano; hasta de poner en boca de otras personas frases que no dijeron; personas que estamos “encima del suceso” y de lo “trending”, tenemos que mantenernos apegados a la profesionalidad. ¿Con quién o quiénes se compromete Otaola para no hacer “trizas” en su programa?

Con nadie. No le puedo prometer eso a nadie. 

Disculpa, ¿pero tú sientes que haces trizas a alguien?

Eso depende. Tú le preguntas a Haila y te va a decir que sí; pero yo sencillamente he criticado una cosa que ella no ha sabido defender. Yo puedo decir lo que yo puedo decir de ti, ¡pero defiéndete! Defiende tu punto de vista. Tienes la opción de la réplica. Ella que puede venir a mi programa. Si yo difamo, ¡acúsenme! ¡Ahí están todas las pruebas que necesitan!

Ahí están los programas…

Exacto. Y reafirmándote lo que me preguntabas antes: yo no me puedo comprometer con nadie. No me voy a quedar callado. No lo voy a hacer.

Nadie como tú habla sobre los reguetoneros. Nadie como tú da espacio en su programa a esas nuevas voces, a excepción quizás de la emisora 95.7. Sin embargo, no fuiste invitado al Cubatonazo. ¿Había problemas con el presupuesto del evento? ¿Los productores del mismo quisieron obviar que te lo merecías? ¿Algún artista presionó para que no fueras? ¿Qué opinión te merece esa gente que te pasa por arriba y obvia lo que por derecho propio te pertenece o mereces? ¿Por qué crees que este mundo es tan desagradecido?

Un poco de todo. No había presupuesto, me obviaron y estoy seguro que alguno presionó para que yo no estuviera, porque muchos no iban a sentirse cómodos viéndome allí; preocupados porque yo iba a estar viendo cómo comen, lo que comen, aunque te aclaro: yo no estoy en eso las 24 horas del día.

¿Y no sientes que fueron desagradecidos contigo?

Están en su derecho de invitarme o no. Aunque invitarme a un lugar es todo un compromiso porque generalmente no tengo ganas de ir a ninguno de esos eventos. Si estás diez minutos y te vas antes de que cante tal artista es malo; y quedarme hasta el final es malo para mí.

Has sido pionero e impulsor de un fenómeno que cada vez cobra más auge y gana adeptos en las redes: los llamados Facebook Lives. Ahorita mencionabas una cifra que es cierta: cada emisión tuya tiene como norma 4000 live viewers conectados. ¿A qué achacas el hecho de que otros que han seguido tu camino, incluso con más años que tú en los medios, no han podido siquiera pasar de manera estable sobre los 400 live viewers? ¿Es un problema de contenido, o de códigos a la hora de enfrentarse a la cámara?

Moynelo es un ejemplo. 

Pero hay otros.

Sí, Moynelo no es el único. Yo creo que no se adaptan. Ellos quieren seguir desde su zona de confort, haciendo lo que saben hacer, o lo que les ha funcionado en la televisión. Pero tienen que cambiar, oxigenarse. Tienen que reinventarse. No puedes hacer el mismo programa de la TV en Internet. Hay otros códigos, otro ritmo, temas; tiene su punto, y tienes que conocer la gente que te está viendo. Tienes que mirar el programa, y ver con qué temas hizo un pico en la audiencia. Hay que ver, combinar, estudiar.

¿Tú estudias los programas?

¡Claro! Leo todos los comentarios. Repaso el programa, veo lo que salió bien, lo que salió mal. ¡Todos los días! 

Tu programa, ya lo decía, es dueño absoluto de la audiencia. Comenzó a hacerse con una cámara GoPro y un micrófono en un cuartico en el Diario de las Américas. Ahora tiene más recursos, quizás tres cámaras más, pero en un local igual de chiquito. Los colegas del gremio no cesan de hablar de tu programa; y créeme, algunos hablan con ojeriza. ¿Crees que es por el contenido de tu programa o porque has demostrado que con pocos recursos se puede hacer mejor de lo que muchos de ellos lo hacen?

Esto es un fenómeno. Todos estamos aprendiendo. Vivimos un momento de cambio en el concepto del entretenimiento. Es peligroso para todos. No solo para los que estamos frente a las cámaras; los técnicos, los productores. Para hacer un programa como este, de dos horas, en la televisión se necesitan 16, 20, 30 productores. Varios camarógrafos. Uno para que lleve los papeles y otro para que los traiga. Son 80 personas. Y yo lo hago con apenas tres. Eso molesta y preocupa. 

Dos de esas personas las conocemos: Sandy y Yoanis. Conocimos a Diego y a Javier, que ya no están contigo; pero, ¿quién es el Milloneta y quién es el Millonario de Brickell? Porque yo sé que son personas reales; personas de carne y hueso.

No te lo puedo decir. Ni quién es el Milloneta ni quién es el Millonario de Brickell. Son gente que me ha apoyado mucho, apostado por mí. No puedo revelarlo. Pero tengo mucho que agradecerles.

Entonces, ¿seguirán en el anonimato? ¿Te han pedido ellos que no reveles su identidad?

No. Soy yo el que no quiero decir quiénes son, porque entonces van a querer contactarlos, y no va, no va.

¿Cuando dices que “van a querer contactarlos” te refieres a gente que ha contactado a tus patrocinadores para “robártelos”?

Muchos han tratado de colarse.

Alex, tu programa, ahorita hablabas de eso, es un riesgo. Al ser tan crítico y usar tanto la burla, ¿no te da miedo que en unas redes tan polarizadas y extremistas te engullan? ¿A qué le tiene miedo Alex Otaola? ¿Tienes miedo perder el público ganado por una metedura de pata? ¿O crees que simplemente ¡Hola! Ota-Ola tendrá un día su final como lógica de la vida?

Tengo una gran responsabilidad y un gran compromiso. Siempre estoy en riesgo de perderlo todo. Me siento en el filo de la navaja todo el tiempo. Porque yo soy de los que me dejo llevar, me meto en el proceso, y confieso que a veces se me va la mano.

¿Sientes que te has equivocado en ocasiones? Que “se te ha ido la mano”.

Me he visto. Quizás no que me he equivocado, pero enfoqué determinado asunto de una manera que no era la más correcta. Siento que pude haberlo hecho distinto, que no debí dejarme llevar tanto. Es peligroso. Mi miedo es defraudar a la gente. No me da miedo que el programa no tenga éxito. Más que eso, mi temor es defraudar. Yo quisiera que durara 50 años, como el show de Don Francisco, pero puede suceder que de aquí a tres meses se acabe. 

Si sucediera eso, ¿te sientes seguro de poder comenzar un nuevo proyecto?

Sí, claro. Lo bueno que tienen las redes es que cuando son reales esas personas que te siguen, esos que tú te ganas con tu trabajo, te siguen a dónde quiera que vayas. Son gente que te quiere ver hagas lo que hagas. Porque tienen puntos y gustos afines a tu trabajo. O en común contigo. Y eso no debe perderse. Yo me siento seguro de mi público.

A menudo te he visto defendiendo causas justas; causas nobles que, te lo digo con confianza, ya quisieran muchos periodistas tener el coraje de hacerlo o decirlo. ¿Te sientes un periodista “de un suceso”, un comunicador simplemente, o un comunicador de la verdad?

No soy periodista. Respeto mucho a los periodistas y respeto mucho esa profesión. El periodismo es un poder. Un periodista bueno tiene para mí la misma altura que un político. Yo soy un comunicador. Un “entertainer”, pero trato siempre de decir la verdad y ser consecuente con lo que pienso. No me perdonaría nunca traicionarme. Tener que decir algo que no quiero por quedar bien con alguien. Eso no me interesa. Cuando tenga que hacer eso me paro y me voy. A mí me gusta poder sentarme y mirar a la cámara tranquilo, con la conciencia limpia de que lo que estoy diciendo es lo que pienso. Eso le llega a la gente. La gente capta la verdad y la esencia de lo que uno quiere decir incluso cuando la palabra usada esté ligeramente fuera de tono. Eso es lo que me interesa, y lo que quiero mantener.

En una ciudad como Miami, con un público tan politizado y polarizado, te he visto criticar la politiquería y a los políticos de un lado y del otro; a los de aquí y a los de La Habana. ¿Te molesta la política o la politiquería?

Yo no tengo tendencias políticas. No soy republicano, ni demócrata, ni independiente, ni de centro izquierda ni de centro derecha. Comparto determinadas plataformas políticas, pero eso no me hace de uno o de otro. Sigo lo que creo. Sigo lo que siento que es lo correcto, incluso cuando esté equivocado. O no. Si la porquería es aquí, digamos el triste caso del puente de la FIU, yo tengo que hablar de eso. Tengo que decirlo porque vivo en Miami. Este es mi país, mi ciudad, mi casa. Tengo que hablar de la bandera de La Pequeña Habana; tengo que criticar la barbaridad de dinero que se gastaron en un baño en el Parque del Dominó. Yo tengo que criticar eso, porque todo eso se pagó con mi dinero, con los taxes que pago al gobierno. Critico a los políticos porque a ellos los escogieron para representar al pueblo, y a los politiqueros que mienten para que voten por ellos, o los que se aparecen el día de votar. Al mismo tiempo creo que la manera de cambiar eso es diciéndolo. Denunciándolos. Sean de dónde sean.

Llegado el final de la entrevista, no quiero marcharme sin hacerte una pregunta que siempre resulta la más difícil de responder: ¿Quién es Alex Otaola?

¡Por Dios, Siro! ¡Odio esa pregunta! ¡Qué fuerte! Siempre odié que me preguntaran eso. Y cuando iba a buscar trabajo y el entrevistador me preguntaba eso… ¡lo odiaba! Eso para mí, responderlo es horrible porque yo sé quién yo soy, pero no sé explicarlo. Soy normal. La gente me supone un descuartizador, un venenoso las veinticuatro horas… ¡No! Muchas personas me han dicho que no se me han acercado porque yo soy peligroso. ¡No soy así! Yo tengo un personaje frente a las cámaras de un tipo satírico, mordaz, irreverente, transgresor, complicado, jodedor, venenoso. Tengo ese personaje y tengo mucho de eso (sonríe) y todo eso sale de mí y se proyecta frente a las cámaras, pero no lo tengo encima todo el día. Soy normal. Me gusta equivocarme y poder reconocer que me equivoqué. Me gusta no equivocarme y decirle a los demás que estaban comiendo mierda y que deberían ponerse para las cosas. Soy perfeccionista. Me gusta que las cosas salgan como lo imagino. Cuando las personas me preguntan ¿cómo vamos a hacerlo? Yo digo: “Tranquilos, que ya yo lo vi”. Y si ya lo vi, yo sé hacerlo. 

Ahora que mencionas “las frases”, ¿el “¡Hay que joderse!” es tuyo?

¡Claro! “¡Hay que joderse!” es mío. No es una frase surgida en el programa. Es una frase que ya he utilizado con anterioridad.

¿Y “A la Masamba”?

No, esa no es mía. Esa es del argot “repartero”. El “Pero pero pero pero” es mío. Se me ocurren muchas cosas así, locas. “¡Hay que joderse!” es el eslogan del programa. Es la esencia del programa. Aunque no quieran que salgamos, salimos. Aunque no quieran que hablemos, hablamos. Aunque no quieras que te “toquemos”, te tocamos. ¡Hay que joderse!

11 Comments
  1. Hermosa entrevista .
    Es el mejor y seguirá haciendo lo que hace , porque lo hace bien , porque se lo merece , porque ha luchado fuerte para ganarse el respeto y el público que hoy tiene.

  2. Alex Otaola ha demostrado còmo se es sincero y comprometido. Aprendan de él todos los demás, que están hoy apagados. A Siro lo tenía como humorista, pero ya veo que el hombre sabe y le gusta meter el dedo hasta sacar el fango del fondo. Suerte a los dos.

  3. Muy buena entrevista por parte del entrevistador y del entrevistado, Otaola yo te admiro más de lo que tú te imaginas por tenaz, por no dejarte vencer por nada ni por nadie pero sobre todo por tu inteligencia de convertir cada golpe en un éxito. En fin … hay que joderse!!!!

  4. Pues yo te amo por irreverente, transgresor,por ser como eres sin miedos y decir lo que piensas sin falsa modestia por tu congruencia tiras al ruedo a quien sea amigo o enemigo si no han actuado bien,te atreves a hablar de cuba y el descaro de sus artista alusino jajaja jajjaja como asumes tu sexualidad concompleta aceptación y desenfado sin poses después de tanta falsedad y prejuicios eres viento fresco yo me divierto en tu programa y me doy autorización de ser un poco chusma también jajjaja jajaja jajjaja

  5. Armando López.

    Muy buena entrevista y muy de acuerdo estoy con el entrevistado, no tiene miedo de enfrentar la verdad y criticar lo mal hecho.
    Felicidades, Otaola, por el éxito de tu programa.

  6. Felicidades, querido Otaola. Recuerdo cada vez que te veo y oigo en tu espacio el valioso monologo que presentasta y por el que te entregamos uno de los premios Ana Vina, Baltasar y yo. Te extranamos en las tablas, donde tambien eres tan Bueno, Felidades por tu critica a la basura que le hicieron a Carlucho.

Leave a Reply

Your email address will not be published.