‘Picatsso’: el arte del homenaje

La historia ha sido ingrata con el valor de los personajes secundarios. Aunque quizás en los últimos años se ha hecho un poco de justicia, cuando las franquicias de superhéroes realizan spin-offs y nos enamoramos, por ejemplo, con la historia de Mando y Grogu en Star Wars, tal como nos maravilló alguna vez la familia Skywalker. Sin estos personajes, muchas veces el mismo protagonista no podría sobrevivir; ellos constituyen un elemento clave para el posicionamiento del actor principal.

Con su obra, Sol Felpeto (Venezuela, 1990) ayuda a reducir la brecha haciéndose cargo de esta deuda histórica; su serie Picatsso, comenzada hace aproximadamente cuatro años, hoy se extiende a una serie de pinturas que recrean los trabajos de Pablo Picasso y que repasan también a otros artistas, como Diego Velázquez. Eso sí, con un giro trascendental: las escenas son protagonizadas por gatos.

Los protagonistas relevan a los otros personajes como meras anécdotas, y la historia del arte es un lugar donde el juego y la ironía permiten colocar a los animales en el centro del retrato. “Yo creo que los animales, y sobre todo los gatos, tienen una gran capacidad para influir en las personas y por lo tanto cambiar destinos y rumbos, como lo hizo Minou con el gran maestro Picasso”, nos cuenta la artista.

Según cuenta la historia, Picasso se encuentra en la calle a un gato el cual llama Minou; lo lleva a casa, pero al ver que no tiene las condiciones económicas para mantenerlo lo deja otra vez en la calle; al par de semanas el gato vuelve al taller del artista con una salchicha en la boca para compartirla con él. A partir de ahí se vuelven inseparables.



Sol Felpeto, Catfight.


Lo interesante de esta historia no es la ternura; ni siquiera es importante su veracidad, sino que este hecho, y la relación del gato con el artista, se asocia al cambio de Picasso del período azul al período rosa, momento pictórico clave para el posterior desarrollo hacia el cubismo: algo así como que el solidario animal fuese gatillante en el cambio de la visión del mundo que el pintor buscaba retratar, o que gracias a Minou tenemos cubismo.

Sol Felpeto no solo formaliza un homenaje al pintor: también a la vida misma. Realizando reescrituras de grandes obras maestras en clave cubista, nos envuelve con las preguntas sobre el original y los límites de la representación.

Y sobre la utilización de gatos: hemos visto la importancia que los felinos han tenido a través de la historia, sobre todo en su relación con lo divino. Misteriosas criaturas, han atravesado un largo camino de relaciones disímiles con la cultura, desde una extrema veneración entre los egipcios a símbolo de mala suerte y brujería en una extraña y amorfa cultura occidental, pasando incluso por la idea de que son extraterrestres.

Pero, eso sí, siempre han acompañado al hombre.

El arte es el espacio idóneo para hablar sobre justicia, a través de la idea de otorgar importancia al compañero, a aquel fiel corcel que hoy toma lugar y se coloca bajo los focos para contar, por ejemplo, la historia de una amante, de la Princesa Margarita, de una guerra civil o incluso de los gladiadores que se juegan el honor y la supervivencia (como podríamos fantasear, respecto a por qué los gatos se pelean en nuestros techos por las noches).



Sol Felpeto, Las Mininas.


En cierto sentido, el ejercicio que realiza la artista está en sintonía con la obra del chileno Pablo Ferrer, Still Life, que juega con el entusiasmo de la cita a grandes referentes pictóricos, con una actualización irónica que cuestiona la pintura misma y la idea de obra maestra. Añadimos, más visiblemente en la obra de Felpeto, que al pensar el arte desde el humor se está inscribiendo el uso de la cita como una forma de reescribir la historia del arte: tanto los artistas como los personajes principales.

Esta serie de obras es una invitación a divertirse con el arte, tomarse la cita con humor y a traspasar la alegría del trazo a través de estas figuras.

El humor, como dice la artista, es una herramienta para sobrellevar nuestra (injusta) historia, la historia moderna y contemporánea, y reescribirla desde unos nuevos códigos y símbolos de representación.



Sol Felpeto, Chat asise dans un fauteuil (Dora-Caat).




Manuela García Aldana

Manuela García: Enunciar desde el sur

Valeska Navea Castro

“Aunque ahora mismo no esté parada en el sur del mundo, creo que es una forma de enunciar, enmarcar, preguntar y cuestionar ciertos órdenes que muchas veces se dan por sentados. Al crecer en contextos con situaciones e historias tan fuertes, hay una necesidad por cambiar el mundo y hacerlo mejor”.


Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.