Paseo por el Valle



El ciberescéptico bielorruso Evgeny Morozov afirmó: “Internet no conduce necesariamente al respeto universal de los Derechos Humanos… no es liberador ni democratizador de por sí, sino que puede producir diferentes resultados políticos en diferentes entornos” (La locura del solucionismo tecnológico, 2013). 

Pues sí. Teniendo en cuenta algunos de los eventos cibernético-político-sociales que han frustrado la felicidad ideológica y económica de algunos países, Internet es una zona altamente conflictiva

Gracias a Edward Snowden, se ha comprobado cómo operan departamentos de vigilancia y espionaje en Estados Unidos o cómo el 50 Cent Army, el ejército de comentaristas de redes sociales contratado por autoridades chinas, desata campañas propagandísticas en contra de los movimientos emancipadores. 

Tal vez los ejemplos más trágicos sean las crisis iniciadas a través de las redes sociales en Kenia (elecciones de 2007), Reino Unido (Brexit, 2016) y Estados Unidos (elecciones de 2018). Canales mediante los cuales se difundieron mensajes extremistas, con preocupantes picos de odio, xenofobia, nacionalismo, racismo, homofobia y misoginia

La balanza se mueve a ambos lados. 

Se ha teorizado ampliamente sobre el potencial deliberativo y democratizador de Internet y las redes sociales (incluidos sus aspectos negativos), pero lo que realmente me motiva son sus posibilidades de convocatoria. Me mueve esta condición, más que nada porque en “Cubita la bella” apenas se aprovecha: no existe una conciencia sobre su efectividad para escenarios de protesta, para dar perreta. 

No se dejen engañar: el “jala-jala” y el “malianteo” de resistencia está hace rato a nivel cyber

Las redes sociales líderes son las indiscutibles Facebook y Twitter. La primera cuenta con más de 1.700 millones de usuarios activos, que sería aproximadamente el equivalente a la suma de la población de los continentes europeo y americano.



El usuario universal predeterminado es amarillo.

El usuario universal predeterminado es amarillo

Lesstúpida Cubana & Paolo De Aguacate

Actualmente, el debate en torno al color de los emojis es tétrico. Contamos con emojis blancos, negros, amarillos, mestizos, familias hetero y homosexuales


Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.