Columnistas

sexo y literatura

Obscenos pajeros de la noche (II)

En La Habana los pajeros salen por lo general a la caída del sol. A los de la calle G, cerca de la Facultad de Filología, se les puede adivinar colocados entre los árboles, fingiendo que leen un libro o que revisan un mensaje en el teléfono. El caminante no avisado puede confundirlos con estudiantes universitarios.

Obscenos pajeros de la noche

Obscenos pajeros de la noche (I)

Los pajeros son nocturnos por esencia. Sus lugares de desempeño pertenecen a dos ámbitos distintos: el teléfono móvil y el muro protector o los matorrales de algunos parques. En La Habana, WhatsApp, Facebook Messenger y Skype están ayudando a los pajeros.

El año que leyó el Quijote

El año que leyó el Quijote

Érase que se era un escritor en twitter que era muy combativo y muy
anticapitalista y antioccidental, y que decía que no lo había radicalizado el Corán, sino el Quijote. Se llevó una buena beca del gobierno de turno y cerró su trinchera antimperialista. ¿Te parece que eso es muy viejo? No. Eso acaba de suceder.