Las horas nocturnas

En 1999, cuando todavía vivía en México, traduje para las ediciones Poesía y Poética que dirigía el poeta Hugo Gola el Cuaderno di quattro anni, de Eugenio Montale. Hay en ese libro de su llamada “segunda época”, lleno de humor negro, muchos poemas que hoy valdría la pena releer. Quiero dar noticia de este, cuya inesperada actualidad (ese chillido del murciélago convertido en trompeta apocalíptica) me golpeó esta mañana:


Las horas nocturnas

Habrá que esperar bastante antes de que la crónica
se disfrace de historia.
Sólo entonces el vuelo de una hormiga
(el único que importa) será de águila.
Sólo entonces el chillido del murciélago
nos parecerá la trompeta del dies irae.
El problema es que están los bachilleres
y hay que meterlos a todos en algún hueco
para expulsarlos luego cuando llegue lo bello.
Desgraciadamente lo bello (o lo feo) está en la nevera
no se ve quien quiera o pueda sacarlo.
El murciélago chilla sólo en el crepúsculo
de aquello que una vez se llamó el día,
pero ya no tenemos más jornadas,
somos todos una negra colada indivisible
que podría detenerse
o enfriarse no se sabe
en provecho de quién.


Le ore della sera

Dovremo attendere un pezzo prima che la cronaca
si camuffi in storia. 
Solo allora il volo di una formica 
 (il solo che interessi) sarà d’aquila 
Solo allora il fischietto del pipistrello 
ci parrà la trombetta del dies irae. 
Il fatto è che ci sono i baccalaureandi 
e bisogna cacciarli tutti in qualche buco
per scacciarneli poi se verrà il bello. 
Purtroppo il bello (o brutto) è in frigorifero 
nè si vede chi voglia o possa trarnelo fuori. 
Il pipistrello stride solo al crepuscolo 
di ciò che un tempo si diceva il giorno 
ma ormai non abbiamo più giornate 
siamo tutti una nera colata indivisibile 
che potrebbe arrestarsi 
o farsi scolaticcio non si sa 
con vantaggio di chi
.






Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.