Bastiones y ponientes

Este poema de Nicola Gardini, uno de los poetas contemporáneos que más ha reflexionado sobre el hecho de la traducción, está incluido en su libro Tradurre è un bacio (Landolfi, 2015). Alude a una experiencia real: Song Lin (宋琳 ) es un conocido poeta chino, y Ledig House una residencia para escritores, en Nueva York.


Bastiones y ponientes

Hoy me senté con Song Lin
en la mesa del comedor
de Ledig House e intenté
traducir uno de sus poemas

que conocía en una versión francesa.
Le pedí que me explicara algunas imágenes,
y el permiso para moverlo todo
al pasado pues los tiempos en chino

no existen y me parecía
que se hablaba de recuerdos y nada
aludía al presente, y a un febrero.
lo transformé en el mes de la segunda

luna como sugiere el ideograma
en el original, y desarrollé la metáfora
que da nombre a una determinada
cadena montañosa de color violeta. 

¡Y qué hermosos los caballos de la niebla,
también en italiano, y la cítara,
y las golondrinas ventrílocuas
y las noventa y nueve habitaciones! 

Hablamos de suburbios y ciudades,
y de varios tipos de lluvia y al final
estábamos muy felices y agradecidos
por haberle hecho hacer a las palabras

lo que ninguno de los dos entendía.


Bastioni e ponenti

Oggi mi sono messo con Song Lin
Al tavolo della sala da pranzo
Di Ledig House e ho provato
A tradurre una sua poesia

Che conoscevo in una versione francese.
Gli ho chiesto di spiegarmi alcune immagini
E il permesso di spostare tutto
Al passato poiché i tempi in cinese

Non esistono e a me sembrava
Che si parlasse di ricordi e niente
Si riferisse al presente e un febbraio
Di trasformarlo nel mese della seconda

Luna come suggeriva il carattere
Nell’originale e di svolgere la metafora
Che compone il nome di una certa
Catena di monti di colore viola. 

E che belli i cavalli della nebbia
Anche in italiano e la cetra
E le rondini ventriloque
E le novantanove stanze! 

Abbiamo parlato di periferie e di città
E di vari tipi di pioggia e alla fine
Eravamo molto felici e grati
Di avere fatto fare alle parole

Quello che nessuno dei due capiva.






2 Comentarios
  1. Permítame señor Hernández que le indique que en el penúltimo verso lo correcto es “por haberles hecho hacer a las palabras”, ya que “les” se refiere a las palabras. Pero quedaría mejor, para evitar la redundancia, “por haber hecho hacer a las palabras”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.