Alexey Navalny: “El régimen de Putin es un accidente histórico, no una ley”

The New York Times publicó una entrevista con el líder opositor ruso Alexey Navalny, donde habló sobre la política exterior e interior de Rusia, su estancia y vida en prisión, la evaluación de las autoridades y la oposición, y las próximas elecciones. El material del NYT incluye citas de Navalny. A continuación, Hypermedia Magazine publica, a partir del original publicado en el blog de Navalny, la traducción de todas las preguntas formuladas por los periodistas y las respuestas completas en la forma en que Alexey las escribió. 

El valor analítico y testimonial de esta entrevista es extraordinario. La mezcla de determinación, realismo, sentido del humor y, pese a todo, esperanza con que el prisionero político estrella de Vladímir Putin analiza la situación en la nación euroasiática, las fuerzas del régimen y los desafíos de su sociedad civil, son relevantes. 

El entrevistado toma clara postura ante temas escabrosos, como la posición de Occidente ante la situación interna rusa, el tipo y efecto de las sanciones deseables, el valor de participar en elecciones en la coyuntura actual, así como sobre las fuentes de resiliencia del putinismo. Que un hombre declarado “enemigo público” por la poderosa autocracia rusa —y en consecuencia difamado, perseguido, envenenado y ahora encarcelado— mantenga tal ecuanimidad y amplitud de miras, es humamamente admirable. Pero, en lo reflexivo, los ecos de sus ideas viajan, allende las fronteras de la Federación rusa, a todos los rincones del orbe donde se juega hoy la disputa entre autoritarismo y democracia. 

¿Crees que fue prudente que Biden se reuniera con Putin? ¿Qué deberían hacer los líderes europeos: aceptar o evitar reuniones con Putin?

Ese es el trabajo del presidente Biden. Y de los líderes europeos también. Se reúnen y negocian con otros líderes mundiales. Por supuesto, podemos hablar de cómo esas reuniones degeneran en un ritual. Pero de una forma u otra, en la primera mitad del siglo XXI, el trabajo de los presidentes consiste en gran parte en reuniones con otros presidentes. Incluso, si son personas muy desagradables y mienten en cada palabra, como es el caso de Putin.

Otra pregunta es, ¿Biden ha logrado algún objetivo? Evidentemente todavía no. Putin, de inmediato, sacó de la reunión todos los beneficios planeados, porque no necesitaba nada más que el hecho de esta reunión y la imagen de televisión. Esto es suficiente para que la propaganda interna organice un lavado de cerebro masivo sobre el tema: “Por mucho que estos sucesivos líderes occidentales critiquen a nuestro eterno presidente sabio, todavía van hacia él, se sientan a la mesa de negociaciones y piden algo. Después de todo, ni un solo problema mundial puede resolverse sin él”. Aquí, en el campo, me veo obligado a ver la televisión estatal y, créanme, este tema se desarrolló de manera muy eficaz.

Biden, por otro lado, tenía una tarea mucho más difícil: influir en el comportamiento de Putin, tanto dentro de Rusia como en el escenario internacional. Y aquí, hasta ahora, las consecuencias son exactamente opuestas a las deseadas. Después de la reunión, Putin criminalizó cualquier actividad de la oposición, declarándola “extremista”. Se prohibió a decenas de miles de personas postularse para las elecciones en cualquier nivel. Todos los candidatos fuertes han sido excluidos de las actuales elecciones a la Duma del Estado —cámara baja del Parlamento— con el pretexto “por apoyar a Navalny y participar en mítines”. Los mejores medios de comunicación han sido destruidos y señalados como agentes extranjeros. 

De hecho, la notoria ley soviética “Sobre la agitación y propaganda antisoviética” ha sido revivida en Rusia. Cientos de sitios web están siendo bloqueados incluso sin decisiones judiciales formales. Crece el número de presos políticos. También hay cierto grado de histeria antioccidental en los medios, aunque parece mucho más lejos. Entonces, Putin escuchó a Biden e hizo lo contrario. El endurecimiento de la represión habría ocurrido sin reunirse con Biden, pero su hecho no lo impidió ni frenó.

Pero aquí es importante entender que cualquiera que sea la estrategia real de Biden, simplemente no puede producir resultados inmediatos. Los elementos de estrategia que podemos ver, por ejemplo, la declaración histórica absolutamente notable, diría yo, sobre la corrupción, nos dicen que puede ser eficaz y no seguir siendo una danza ritual, sobre la que las élites del Kremlin volverán a reír.

¿Qué sanciones, en su opinión, debería imponer Estados Unidos a Rusia por la represión a la oposición? ¿Qué opinas del hecho de que Estados Unidos haya decidido —al menos por ahora— no imponer sanciones a los oligarcas de tu lista?

No es necesario imponer sanciones a Rusia. Deberían imponerse sanciones, mucho más duras que ahora, a quienes saquean Rusia, empobrecen a su pueblo y los privan de su futuro. Así es como debería llamarse: “Un paquete de sanciones en apoyo del pueblo ruso, contra la corrupción, la mentira y la tiranía”.

Seamos claros: hasta ahora, todas las sanciones de este tipo se han hecho especialmente para que casi ninguno de los miembros importantes del grupo de gánsteres de Putin caiga bajo ellas. ¿Quieres una prueba? Bueno, nombra al menos un villano realmente herido. Aviones, yates, miles de millones en los bancos occidentales. Todo está en su lugar.

Y el hecho de que todavía no se hayan introducido sanciones contra los oligarcas es una terrible decepción. El régimen de Putin es un grupo mafioso. Incluso por motivos formales. Tenga en cuenta que los miembros de esta mafia se casaron, se relacionaron desde niños. Esto ya es un conjunto de clanes familiares, donde el padre es el jefe del FSB o el exjefe del FSB, y el hijo es el jefe de un banco estatal, aportando “legalmente” miles de millones de dólares a la familia. Y por encima de esto, está el capo di tutti capi: Putin.

Las pocas sanciones individuales que se imponen casi siempre van dirigidas contra el músculo de esta mafia: coroneles y generales. Sí, son villanos y dan órdenes de matar. Pero aún así, estas no son las personas decisivas y son fácilmente reemplazables. No tienen activos en Occidente, no van a fiestas en Londres y New York. Está bien que permanezcan en las listas de sanciones, pero la mayor parte de estas debería estar integrada por aquellos para quienes la oposición fue eliminada de las elecciones: los oligarcas; tanto de propiedad estatal (los jefes de las corporaciones estatales y los bancos de propiedad estatal) como los formalmente privados, pero cuyo bienestar necesita directamente un mayor desarrollo del autoritarismo. Un oligarca que compra medios para llevar a cabo una redada, para despedir a periodistas independientes y cambiar las políticas editoriales, es un arma más importante para Putin que un general arrestando a alguien.

En mi columna, que apareció la semana pasada en los tres periódicos del mundo, lo he mencionado mucho. Los líderes occidentales y, sobre todo, el presidente Biden, deben mostrar una determinación real en la lucha contra la corrupción. En particular, deben dejar de llamar “empresarios” a los oligarcas de Putin. Cualquier gángster y mafioso de Putin que se llame a sí mismo un “hombre de negocios” se considera automáticamente “casi suyo”. Una persona con quien tratar. El Kremlin simplemente está encantado con lo fácil que es manipular a la Administración estadounidense con frases como: “Chicos, ¿por qué imponer sanciones a los oligarcas? ¿Qué tipo de populismo es ese? Son solo hombres de negocios, aunque sean grandes. No mataron a nadie”. No, ellos no mataron ni encarcelaron. Pero todos los días matan y encarcelan por ellos.

Es interesante que a nivel legislativo todo el mundo lo entienda. Las declaraciones de los líderes y participantes del Caucus Anticorrupción, recientemente creado en el Congreso de Estados Unidos, son muy correctas. Los eurodiputados están decididos a imponer sanciones a los oligarcas. Pero a los ejecutivos de ambos lados del océano les resulta difícil hacer frente a un ejército de abogados, cabilderos y banqueros que luchan por el derecho de los dueños del dinero sucio y ensangrentado a quedar impunes.

¿Existe el riesgo de que el apoyo de Occidente sea contraproducente ya que, desde el punto de vista de un observador interno, la oposición rusa estará vinculada a los supuestos “enemigos” de Rusia, o al menos a los gobiernos de otros países?

No existe tal riesgo: ya sucedió. Durante varios años este ha sido uno de los cimientos de la retórica del Kremlin: todos nuestros problemas provienen de las sanciones occidentales y la oposición exige otras nuevas. Curiosamente, la propaganda también llama a las impopulares “antisanciones” impuestas por el propio Putin, como la prohibición de importar productos alimenticios europeos, “sanciones occidentales”. Por eso les insto a que se dirijan personalmente a los villanos y oligarcas. Tales acciones de Occidente contarán con el pleno apoyo de la sociedad rusa e incluso causarán júbilo. A los ojos del hombre promedio, tales medidas mostrarán que Occidente no es hipócrita, que no son “todos al mismo tiempo” y que al menos alguien ha defendido sus intereses.

Mientras tanto, el oligarca Usmánov, que pagó miles de millones de dólares en sobornos a Dmitri Medvédev, vive sin problemas entre Mónaco e Italia en su yate Dilbar —valorado en más de 470 millones de dólares— y Roman Abramóvich —que financió el palacio de Putin— ordena la construcción de las mansiones en el Upper East Side, nadie creerá que Occidente realmente quiere ayudar a los rusos a salvar su país de ser saqueado por el grupo de Putin. No hay lucha contra la corrupción sin luchar contra la corrupción.

¿Cree que las advertencias de los gobiernos occidentales de que, si algo le sucede bajo custodia, conducirá a sanciones más graves, han hecho que su estancia allí sea más segura?

Es difícil de decir. Por un lado, Putin realmente teme que las nuevas sanciones sectoriales derrumben la economía rusa, donde ya los ingresos reales de la población han estado cayendo durante siete años seguidos. Por otro, este “no cedo a la presión” se ha convertido durante mucho tiempo en su lucha irracional característica. Si se me exige algo, lo haré en contra de ello, aunque sea en detrimento de mis intereses.

Como dicen en Rusia: “Para fastidiar a mi madre, me congelaré”. Otro proverbio ruso en el contexto de su pregunta, que se convierte en un juego de palabras: “Espera y verás”. Espera y verás.

Si es posible, describa su día habitual en la colonia.

Debo hacer la salvedad de que estoy en un destacamento atípico. La mayoría de los presos trabaja en áreas industriales. Tenemos un número muy reducido de personas, en un cuartel ubicado en las afueras. Todo está hecho para que esté bajo control máximo 24 horas al día, 7 días a la semana. Hablo con el mínimo de presos y todo lo que digo se da a conocer de inmediato a la administración.

Mi rutina diaria, atípica para la zona, se ve así. Normalmente me levanto a las 5 de la mañana, aunque el despertar oficial es a las 6. Es solo que esta hora de 5 a 6 es la única oportunidad para leer tranquilamente en silencio. Este es mi momento favorito del día y de antemano me entristece que pronto desaparecerá, junto con la reducción de las horas de luz.

A las 6.00 horas suena el timbre y el grito del encargado de turno: “¡Destacamento, despierta!”. Tenemos que levantarnos rápido, vestirnos, hacer las camas perfectamente y salir a la calle. Allí escuchamos el himno y hacemos ejercicios. Luego la limpieza matutina de la habitación. Después, el asistente reparte los accesorios de afeitado, nos lavamos y nos afeitamos.

Aproximadamente a las 7:30 a.m. estamos en el área local, una sección estrecha de tierra cercada a lo largo del cuartel, para ir a desayunar. Comemos muy rápido para que a las 8:00 a.m. regresemos al evento del campamento principal: un chequeo. Dos veces al día nos paramos en formación en la calle, durante 30 minutos, mientras los prisioneros se cuentan en el campo. El oficial revisa una pila de tarjetas y grita tu nombre. Gritan el nombre y dices el patronímico en respuesta.

Lo siguiente es la primera ronda de “educación”. Tenemos que ver la televisión a las 10:00 a.m. La mayoría de las veces, es solo una película. De 10:00-12:00, tiempo libre. Si quieres, lees: si quieres, escribes; si quieres, te sientas en un taburete. En la práctica, todo el mundo tiende a hacer cola en la cocina, aquí se llama “comedor”, para tomar té o café y tomar un refrigerio. Además, siempre tienes un montón de tareas domésticas: lavar, doblar, planchar. Intento asegurarme de dedicar al menos 15 minutos a una enorme bolsa de cartas. Es simplemente poco realista responder, pero leo todo con atención.

Después de las 12, algunos prisioneros son llevados al trabajo y el resto debe volver a ver conferencias en la televisión o jugar juegos de mesa: backgammon, ajedrez. Está prohibido leer, escribir o hacer cualquier otra cosa durante las conferencias. Tienes que sentarte en una silla y ver la televisión.

Almuerzo a las 14 horas. Luego, nuevamente, “actividades educativas”.

De 16:30 a 17:00, control nocturno, después de lo cual toca otra limpieza de la habitación. Luego, un breve descanso: puedes tomar té o practicar deportes, pero solo si tienes permiso y eres miembro del “club deportivo”.

A las 18:00 —la parte principal del programa de “convertir a un criminal en un ciudadano normal”—, toca la “educación patriótica”. Vemos películas sobre la Gran Guerra Patria. O de cómo un día, hace 40 años, nuestros atletas derrotaron a los estadounidenses o canadienses. Antes de llegar aquí, no podía imaginar cuántas películas sobre este tema se rodaron con dinero de corporaciones estatales. Todos los días, a las 6 de la tarde, la esencia de la ideología del régimen de Putin es especialmente clara para mí: la sustitución del presente y el futuro por el pasado. Un pasado verdaderamente heroico, un pasado embellecido, un pasado completamente ficticio. Todas las visiones del pasado deben estar constantemente enfocadas para desplazar los pensamientos sobre el futuro y las preguntas al presente.

A las 19:30 volvemos a formar y nos vamos a cenar. Después, de nuevo, el ver obligatorio las conferencias, entre las que se encuentran algunas interesantes. Estoy seguro de que al astrofísico Neil DeGrasse Tyson le habría encantado ver a hombres calvos con uniformes de prisión sentarse frente al televisor y ver un episodio de una serie científica en la que habla sobre el entrelazamiento cuántico de fotones. Y cuando uno de ellos se duerme, lo despiertan con gritos: “¡No te duermas, mira la conferencia!”.

Parece que no haces nada en todo el día, pero por la noche estás realmente agotado y sueñas con ir a la cama. A las 22:00 horas ordenan apagar las luces y todos se van a la cama. A las 5 a.m. del día siguiente, el Día de la Marmota comienza de nuevo.

¿Qué pasa con la comida?

Gracias al poder mágico de las redes sociales, mejoró. Anteriormente, la comida no era muy buena, pero escribí sobre ella en Instagram un par de veces y se volvió mucho mejor. El elemento del menú principal es la papilla. Si recibes paquetes y tienes la oportunidad de comprar comida en un puesto de la prisión, eso es suficiente. Si, como dicen aquí, “te mueves con una papilla”, entonces, digamos, será de gran ayuda en la lucha contra el exceso de peso. Pero no morirás de hambre, por supuesto.

¿Ha tenido algún problema con los llamados “activistas”, presos que cooperan con la administración?

En cualquier “zona roja” todo depende de los “activistas”. En mi equipo, son hasta un tercio del número total. Hubo conflictos, especialmente durante el período en que hice una huelga de hambre. A las autoridades penitenciarias esto no les gustó mucho y ordenaron a los “activistas” que me presionasen.

Fue un momento bastante difícil y, a veces, lo que estaba sucediendo realmente se parecía a una estúpida película estereotipada sobre una prisión rusa. Anteriormente, mi zona era famosa por las terribles palizas a los prisioneros. Ahora la gente no está golpeada, al menos yo no he oído hablar de esto; pero, como dicen, “primero trabajas por tu reputación, y luego tu reputación trabaja por ti”. Y algunos vienen notablemente apagados y asustados.

La zona se especializa en violencia psicológica. Esto es mucho más sofisticado. No serás golpeado; por el contrario, las provocaciones interminables te pondrán en condiciones en las que te verás obligado a golpear, golpear o amenazar a alguien. Y luego el guion está hecho: hay cámaras de video en todas partes y la administración, con gran placer, iniciará un nuevo caso penal en tu contra por el hecho del ataque, agregando un par de años a tu condena. No ceder a las provocaciones es lo principal que debes aprender aquí.

Los primeros meses lo hice bien, pero ahora simplemente todo se volvió más tranquilo. En general, decidí que este sería un gran taller cristiano para mí. De lo contrario, estaríamos hablando constantemente de amor por los enemigos, pero vaya adelante e intente comprender y perdonar a aquellos a quienes literalmente no pudo soportar recientemente. Pero lo estoy intentando.

¿Hay algo en la vida en prisión que le guste?

¡Calendario! En los últimos meses, nunca ha habido un momento en que me acostara más tarde de las 22 y me levantara más tarde de las 5-6 de la mañana. Simplemente me encanta. Por fin, vivo en el período del día que me conviene. Me gusta acostarme temprano y levantarme temprano, pero la política en todas partes, en especial en Rusia, está fuertemente orientada hacia la noche. Todos se despiertan solo a la hora del almuerzo y las reuniones por la noche a menudo terminan tarde en la noche. Sí, mi esposa e hijos son más probablemente “búhos”, siempre se horrorizaban cuando les ofrecía vivir un poco en un horario ideal para mí de 5:00 a.m. a 9:00 p.m. Bueno, ahora finalmente encontré un lugar donde puedes realizar un viejo sueño.

Curiosamente, me encanta cocinar en la cárcel. Nunca había cocinado antes y no tenía el menor interés en eso. Y aquí estoy, simplemente hipnotizado por la creatividad que necesita un preso para diversificar su comida en un entorno donde a menudo no hay nada a mano, excepto pan, agua hirviendo, los fideos más baratos y una lata de comida enlatada. Y cuando llega el programa y hay microondas en la escuadra, comienza un festival culinario. Cuando cocinamos, siempre recuerdo la escena clásica de Goodfellas, donde los jefes de la mafia cocinan pasta en una celda de prisión. Desafortunadamente, no tenemos una cazuela tan fresca y la pasta también está prohibida. Pero sigue siendo divertido.

¿Te has encontrado con algún tatuaje interesante? ¿Has pensado en hacerte un tatuaje tú mismo?

A juzgar por estas preguntas, claramente buscaste en Google mi campamento, descubriste que se describe como una de las zonas más desagradables de Rusia, y ahora imaginas un lugar donde bandas tatuadas con dientes de hierro organizan peleas con cuchillos, por el derecho a tomar las mejores literas junto a la ventana.

Y necesitas imaginar mejor algo así como un campo de trabajo chino, donde todos marchan en formación y todo está atascado con cámaras de video. Control constante, el culto a las denuncias. Esta es la “zona roja”, de hecho una de las más severas, creada para luchar contra las “tradiciones de los ladrones” y la vida carcelaria, que es la base de la vida en las “zonas negras”.

En nuestro campo, la crueldad se expresa precisamente no en golpizas y anarquía, sino en el cumplimiento literal de la ley y las instrucciones. La vida según el estatuto, elevada a un absoluto, es completamente insoportable. Después de todo, la carta fue creada para esto. Por eso los prisioneros hacen todo lo posible por no llegar aquí, a Pokrov. Una etapa en un centro de prisión preventiva para algún tipo de acción investigativa se percibe como un viaje a un centro turístico.

Es imposible imaginar un teléfono móvil aquí, aunque están en casi todas las zonas. Y una máquina de tatuar, incluso una casera, es un objeto de otro universo. Por supuesto, puede rellenar el tatuaje con una aguja y tinta de un bolígrafo. Pero esto se informará a la administración literalmente en unos pocos minutos. Y ambos participantes en el acontecimiento artístico terminarán en una celda de castigo.

Así que solo veo tatuajes que fueron golpeados en la naturaleza. El único hecho sobre ellos que me sorprendió: no pensé que la gente tan a menudo coloque esvásticas en partes prominentes del cuerpo.

¿Hacerme un tatuaje? No realmente. Ya estoy afeitado, calvo, delgado y en bata. Los atributos de la prisión me bastan.

¿Ha tenido acceso recientemente a la atención médica que necesita?

Gracias a tantas personas maravillosas en todo el mundo que hacen campaña por la atención médica —estoy muy, muy agradecido a todos ellos— se admitieron médicos civiles. La vida, sin el riesgo de estar en silla de ruedas por fallar las piernas, es mucho más divertida. Y cuando dejaron de despertarme por la noche a cada hora, comprobando que no era propenso a escapar, todo se volvió bueno en general. Ahora me revisan, pero cada dos horas. Y, honestamente, tratan de no despertarme. Todo es relativo. No tiene idea de cuánto aumenta la calidad de vida cuando simplemente se le permite dormir. Ahora entiendo a la perfección por qué la privación del sueño es una de las torturas favoritas de los servicios secretos. No quedan rastros, pero es imposible de soportar.

¿No cree que la administración de la colonia hace cumplir las reglas en relación con usted de manera más estricta que en relación con otros presos? ¿La gerencia ha intentado castigarlo de alguna manera adicional, para restringir su comunicación, para evitar que reciba mensajes que no provienen de abogados?

Durante los siete meses que he estado sentado, nunca he estado en un lugar donde no haya una cámara de video. Todos los papeles y notas que llevo a la reunión con el abogado y saco de la reunión están cuidadosamente fotografiados. Nunca he hablado con ningún empleado sin que se filme. Para la dirección del sistema penitenciario, esto es una garantía de que no influiré en “desmoralizar” a los empleados y recibir indulgencias de quienes simpatizan conmigo políticamente, así como un conveniente instrumento de castigo por las más mínimas violaciones. Por tanto, los empleados simplemente se ven obligados a tratarme de manera más estricta, porque de lo contrario la violación a la que hacen la vista gorda se convertirá en su problema. Las conversaciones conmigo son luego revisadas y escuchadas por las autoridades superiores. Es curioso, en nuestro escuadrón, en la oficina del jefe, incluso instalaron un servidor enorme para almacenar estos videos.

Y lo que es aún más divertido es que, cuando reclamamos las grabaciones en los tribunales para probar la vulneración de mis derechos, invariablemente nos responden: “A raíz de una avería técnica se destruyó el expediente”.

¿Qué tan grande cree que es el riesgo de morir en prisión? ¿Puede nombrar algún indicador o evidencia objetiva de que este riesgo haya aumentado o disminuido?

Por lo general, en esos temas la entrevista está entre paréntesis. No puedes verme ahora, pero créeme, me estoy riendo.

Durante muchos años tuve que poner excusas, respondiendo a las preguntas “¿por qué no te han matado todavía?” y “¿por qué no te metieron en la cárcel?”. Ahora que tengo marcas en las casillas de verificación de estos elementos —donde hay un asesinato, hay una marca “bueno, casi”—, debo evaluar la probabilidad de mi muerte en prisión.

Bueno, obviamente, la respuesta es como una broma: 50%. Me matan o no.

No olvidemos que estamos tratando con una persona claramente enferma mental: Putin. Un mentiroso patológico con delirios de grandeza y persecución. Veintidós años de poder incontrolado harán que cualquiera sea así. Y vemos la situación clásica de un rey semiloco.

Como ahora sabemos, los asesinos de la FSB comenzaron a viajar conmigo por todo el país, literalmente, desde el día siguiente en que anuncié que iba a las elecciones presidenciales. ¿Es esto un movimiento inteligente? En serio, ¿ordenarle a su agencia de inteligencia que mate a un enemigo político con armas químicas?  Tan poca idea. Pero Putin lo hizo porque está obsesionado con algunos de sus propios miedos e ideas.

¿Sabes que los astrólogos y los chamanes trabajan oficialmente en el Kremlin? Putin está obsesionado con lo oculto y camina con un hilo rojo en la muñeca. Tampoco es nada sorprendente: un signo típico de degradación y decadencia con poder absoluto.

Aquí estamos tratando de construir algunas versiones racionales, pero de hecho, algún día quedará claro que el presidente de Rusia toma una decisión basada en el consejo de un anciano del bosque o de un pokemon.

En cuanto a los indicadores de si el riesgo de mi asesinato ha disminuido o aumentado, puedo decir una cosa: mis observaciones indican que es imposible predecir esto a partir de signos externos. El sistema penitenciario en Rusia es un caos, al igual que toda la administración estatal. Algo cambia constantemente aquí. Los estrictos inspectores visitantes dan instrucciones firmes, que pronto son canceladas por inspectores aún más estrictos. Mi vida es una montaña rusa, donde ayer soy un enemigo y recibo 28 reprimendas en un mes, y hoy me dejan en paz. Y luego el enemigo de nuevo. Ni siquiera parece el esfuerzo de algunos villanos. Solo la vida natural de Leviathan: [1] cada elemento puede tomar cualquier decisión, pero el resultado sale inesperado, extraño, no satisface a nadie.

Desde la cárcel está muy claro por qué ni un solo “proyecto nacional” de Putin ha sido coronado con éxito. El caos y lío en que se está convirtiendo el sistema estatal es, en principio, incapaz de generar ningún resultado. ¡Dios!, ni siquiera pudieron realizar el proyecto “matemos a Navalny” con todas sus capacidades. Sin embargo, no me gustaría que este fuera el primer proyecto de Putin llevado a cabo hasta el final.

Sobre política interna: ¿cree que puede derrotar a Putin? ¿O su movimiento tiene como objetivo brindar a las personas una alternativa después de la muerte o la jubilación de Putin? En su opinión, ¿es posible lograr un cambio político a través del sistema electoral ruso, a pesar de todas sus deficiencias? ¿Podemos decir que insta a la gente a confiar y creer en el sistema electoral ruso?

Estamos recibiendo la respuesta a la pregunta “¿Crees que puedes derrotar a Putin?”. En este momento hay una campaña para las elecciones a la Duma del Estado y la única noticia al respecto es la remoción de candidatos de la participación.

Primero, sacaron, anunciando como “extremistas”, a todos los que trabajaban en nuestro movimiento y sedes. Luego, a todos los que nos apoyaron de alguna manera. Después, incluso la “oposición sistémica” que puede ganar con nuestro apoyo. Y ahora, hasta candidatos más aceptables están siendo eliminados, por temor a que nuestro “voto inteligente”  los lleve a la victoria sobre los candidatos de Putin. Por eso, respondo con firmeza y no dudo un poco: sí. Si pudiéramos participar en las elecciones, incluso sin dinero y recursos de información, habríamos derrotado al partido Rusia Unida de Putin en este momento. Elecciones tanto federales como regionales. En las grandes ciudades, esto ni siquiera tendría que hacerse con mucho esfuerzo.

Derrotar al propio Putin personalmente también es un sí. No es necesario exagerar su popularidad, los números de las encuestas significan poco en un país autoritario. Putin es un político que nunca ha participado en un debate. Tiene miedo de las preguntas no preparadas. El otro día habló con los “trabajadores de Bashkiria”, pero lo que resultó fue que todos estos trabajadores eran funcionarios locales, que vestían monos de uniforme.

Una imagen de las elecciones con competencia real, no importa si yo participaría en ellas o lo hace otro opositor real, cambiaría completa y muy rápidamente el estado de ánimo de los votantes. Exactamente esto, por ejemplo, sucedió en Bielorrusia, donde la esposa del opositor arrestado, en un par de meses, impidió la campaña del presidente Lukashenko con sus índices de audiencia de 80%.

Estamos ofreciendo una alternativa a las personas en este momento. Nuestro programa es mejor y tenemos una imagen del futuro de Rusia en la que está completamente ausente Putin.

Putin no es eterno, ni física ni políticamente. Puede ser derrocado por protestas y revoluciones. Puede ser derrocado del poder por un golpe de Estado fácilmente organizado por alguien como el alcalde de Moscú, Sobianin, que ha concentrado en sus manos enormes recursos financieros y mediáticos, y controla la mitad de los cuadros del Kremlin. Las calificaciones de los ministros Shoigu (Defensa) y Lavrov (Exterior) son mucho más altas que las de Putin y fácilmente podrían convertirse en parte de un conflicto dentro de la élite.

Pero lo principal es que el régimen de Putin es un accidente histórico, no una ley. La elección de la familia corrupta de un Yeltsin enfermo. Tarde o temprano, este error se corregirá y Rusia seguirá el camino democrático europeo del desarrollo. Solo porque su gente lo quiere.

¿Pide a sus conciudadanos que voten en las elecciones de septiembre a la Duma? ¿Sigue vigente su estrategia de Smart Voting?

Sí, llamamos a participar en las elecciones, a pesar de que se convierten cada vez más en una burla, con su votación de tres días, remoción masiva de candidatos, expulsión de observadores. Invitamos a todos a las urnas por una razón: nuestra estrategia de Smart Voting funciona incluso en tales condiciones. No en todas partes, en esa parte del país donde los protocolos simplemente se reescriben, nada funciona, pero en las grandes ciudades seguro sí. Hemos estado probando la estrategia durante los últimos años. En Moscú y San Petersburgo, en las ciudades de Siberia, en todas partes tiene éxito. Por primera vez en veinte años, podemos derrotar a candidatos gubernamentales en distritos mayoritarios. Sí, ahora no estamos hablando del hecho de que podemos elegir buenos candidatos, todos están excluidos de la participación, pero podemos no elegir a los que planeó el Kremlin. La palabra clave es “electo”: los votantes, no Putin, convertirán al candidato en diputado de la Duma estatal.

Esto reducirá el tamaño de la mayoría de Putin, reducirá el monopolio de Rusia Unida y hará que el sistema político sea más complejo. Bueno, y lo más importante, gracias a esa campaña, la expresión de la voluntad de un ciudadano recupera su valor.

Ha pasado aproximadamente un año desde su envenenamiento, que marcó el comienzo de un feroz ataque contra usted y su organización. Los resultados de una encuesta reciente del Centro Levada indican que el número de sus seguidores ha disminuido. Ante esto (A), ¿es cierto que a corto plazo la represión desde el punto de vista del Kremlin se ha coronado de éxito? (B) ¿Cuáles cree que serán las consecuencias de su envenenamiento y la prohibición de su organización para Rusia y su desarrollo a largo plazo? ¿Estos eventos acelerarán o retrasarán el cambio democrático?

Debe estar tranquilo acerca de las fluctuaciones de calificación. Este es un proceso natural. Durante varios meses no salí de las pantallas de televisión. La gente está cansada de esto. Un político aislado pierde eficacia y al cabo de un tiempo se sale del proceso político actual. En realidad, esta es exactamente la razón por la que los líderes autoritarios, tanto ahora como a lo largo de la historia de la humanidad, han arrojado a sus oponentes políticos a las cárceles.

Putin resolvió su pregunta táctica: no nos permitió quitarle la mayoría en la Duma Estatal. Por tanto, apreciamos mucho nuestro potencial y las capacidades del Smart Voting. Pero para ello tuvo que cambiar por completo el sistema político. Pasar a un nivel de autoritarismo fundamentalmente diferente y mucho más duro. Convertir en enemigos furiosos, aunque silenciosos, a los opositores controlados a los que tuvo que echar del sistema político con nosotros. Ya ha privado a su régimen de oportunidades, incluso ilusorias, de desarrollo y progreso. Aterrorizó, intimidó, pero también radicalizó a la sociedad.

A corto plazo, se salió con la suya. A la larga, afectó al país y a los ciudadanos. Y no lo olvidarán.

¿Cómo pueden sobrevivir sus sedes regionales después de la disolución forzosa de su organización matriz? ¿Qué consejo le daría?

Haremos lo que hace toda la vida en el planeta Tierra. Sobrevive, evoluciona, cambia y hazte más fuerte. Esto es exactamente lo que estoy escribiendo en cartas a nuestros líderes regionales.

No está sucediendo nada nuevo en Rusia ahora: un período prolongado de reacción del régimen autoritario en el contexto de histeria pseudopatriótica y aventuras militares. Clásicos del libro de texto de historia.

La eficiencia drásticamente aumentada de nuestras sedes y el surgimiento de una gran cantidad de líderes brillantes podrían tener dos consecuencias: o buscamos participar en las elecciones y derrotar al partido de Putin, o nos proscriben mientras tengan esa oportunidad.

Los riesgos de la actividad política se han incrementado dramáticamente. Muchos terminaron en las cárceles o emigraron forzosamente. Pero la oposición en Rusia no existe porque Alexei Navalny o cualquier otra persona está al mando de su cuartel general. No existe porque 30% de los ciudadanos del país, ciudadanos educados en primer lugar, no tienen representación política alguna. Pero, ¿qué sucede con el 70% restante?: 25% vive por debajo del umbral de pobreza y 45%, con no más de 25 000 rublos al mes. El 99% no tiene perspectivas de una vida mejor bajo Putin, pero ese 1% superior posee más de la mitad de toda la riqueza de Rusia. Después de veintidós años en el poder, Putin no puede ofrecer al país nada más que películas sobre las victorias de los atletas soviéticos en los años 70 del siglo pasado.

No tengo ninguna duda en nuestras redes y líderes regionales: son personas increíblemente valientes, inteligentes y con principios. De una forma u otra, son ellos quienes han emergido y sobrevivido bajo presión, quienes determinarán en gran medida la política de Rusia en las próximas décadas. Mientras tanto, buscamos formas de evolución y nuevas formas de trabajo. Definitivamente, las encontraremos y nos volveremos más fuertes. Los libros de texto de historia también hablan de esto.

¿Ha cambiado su principal mensaje político durante su encarcelamiento? ¿Qué es lo que más preocupa al pueblo de Rusia ahora? Además de la lucha contra la corrupción, ¿hay otras tesis que sean importantes para usted y sus seguidores? Por ejemplo, en áreas como la economía, el desempleo, la atención médica en una pandemia.

La lucha contra la corrupción es una especialidad de nuestro trabajo. Sigo considerando que la corrupción es uno de los principales problemas en Rusia, que corroe el país, priva a la gente de perspectivas y obstaculiza cualquier reforma. Esta es la base del Gobierno actual. Sin embargo, siempre he intentado expresar mi opinión sobre cómo debería ser la bella Rusia del futuro.

Mi país está ahora listo para convertirse en un Estado rico y exitoso, siguiendo el camino europeo del desarrollo. Somos especiales, como cualquier nación, pero somos Europa y somos Occidente. La base del sistema político debería ser la democracia parlamentaria; las elecciones justas, la independencia de los tribunales y la total libertad de los medios de comunicación deberían ser conceptos sagrados en la nueva Rusia. Y por cierto, solo estos tres factores pueden derrotar la corrupción, no las investigaciones y los juicios públicos, aunque también son necesarios. El objetivo principal del nuevo Gobierno debería ser aumentar los ingresos de la población. Los rusos son demasiado pobres. Son los ciudadanos pobres de un país rico.

Es la pobreza lo que más preocupa a los rusos. Habiendo llegado aquí, estoy convencido de esto nuevamente. Mi campamento está a solo 100 kilómetros de Moscú, pero ya aquí están en el aire las principales sensaciones: pobreza, falta de perspectivas. Prisioneros pobres fumando un cigarrillo entre dos. Empleados pobres con salarios miserables. Enfermeras del hospital de la prisión, cuyos salarios son tan bajos que les da vergüenza nombrarlo. Falta y fuga de personal. Monstruosos caminos rotos. Y lo más importante: una comprensión lúgubre y muy clara de que nada cambiará. Esta comprensión, lamentablemente, no conduce a protestas con demandas de una vida mejor, sino a una obediencia indiferente. Pero la experiencia nos dice que la humildad puede ser reemplazada fácilmente por la rabia. Cuando vivía en Moscú, los precios de los productos vegetales no me emocionaban mucho. Y ahora…

La victoria sobre la pobreza solo puede asociarse con el crecimiento económico y estará asegurada principalmente por dos cosas: a) desregulación total de la economía y liberación de empresas; b) inversión en capital humano, en educación y salud. La fuente de estas inversiones es el increíblemente inflado presupuesto militar-policial, que ahora está devorando 35% del presupuesto total.

En pocas palabras, el Gobierno no debería correr alrededor del mundo, aumentando las tensiones y las guerras, porque su líder loco quiere jugar en el “gran tablero de ajedrez”. Sino asegurarse de que el salario promedio no sea de $ 500, como es ahora, sino de $ 4 500, como es en nuestras vecinas Alemania y Finlandia.

Los nuevos desafíos globales nos dicen que Rusia debe convertirse en uno de los líderes en la lucha contra el cambio climático. Nuestra misión histórica es preservar los bosques y el agua dulce de Siberia, que son importantes para la supervivencia de todo el planeta.

Vivimos en una época única. Hay serios conflictos locales y regionales, pero no hay guerras mundiales. No hay enemigos dispuestos a desatar estas guerras. Recibimos fantásticos ingresos de la exportación de materias primas. Hay que aprovechar esta oportunidad para que la primera mitad del siglo XXI permanezca en la historia como un período de progreso y riqueza para los ciudadanos de Rusia, y no como años de degradación y vegetación, como es ahora.


© Traducción, comentarios y notas a la entrevista: Armando Chaguaceda.

© Imagen de portada: Yuri Timofeyev.




Nota:
[1] Filme ruso de 2014, de Andrey Zvyagintsev, sobre el enfrentamiento de un ciudadano normal y el poder corrupto de una localidad rusa.




El extraño viaje de Miguel Díaz-Canel

El extraño viaje de Miguel Díaz-Canel (I)

Ladislao Aguado

Una entrevista con Aleksandr Dugin. Sociólogo, filósofo, asesor geopolítico del Estado Mayor del Ejército Ruso. Para muchos, la inteligencia detrás de la política exterior de Vladimir Putin.
También conocido como el ‘Rasputin de Putin’ o ’the Putin’s Mind’.





Print Friendly, PDF & Email
Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.