Hypermedia Interroga

Hace poco menos de un año, en esta misma sección, nos preguntábamos lo siguiente:

¿Por qué el Ministerio del Interior cubano no diseña más apps? ¿Hay que pensar ya, por ejemplo, en una aplicación —para Android y para iOS— que le permita al usuario saber en cada momento dónde está Luis Manuel Otero Alcántara, y compartir la ubicación con sus amigos y todos sus contactos?” 

Hoy sabemos que —muy a pesar del MININT— esa aplicación existe, hace muchas más cosas de las que pensábamos, y es free.

Pero Hypermedia Interroga es una serie obsesiva. Todas nuestras Hypermanías son así. Listas. Catálogo. Archivo. Obsesiones. Y la obsesión nunca para. Es por eso que seguimos interrogando.

Pero esta entrega es especial. En esta ocasión, nos sabemos todas las respuestas:

  • ¿Qué ha pasado en las cuentas de Facebook y de Twitter de todos aquellos que apoyaban y justificaban el proceso penal contra Luis Manuel Otero Alcántara?
  • ¿Por qué tanto silencio de repente?
  • Los que quieren una Cuba sin Alcántara, ¿no deberían estar indignados? ¿No deberían estar enfrentándose ahora mismo al gobierno que lo ha puesto en libertad?
  • ¿Quieres una Cuba sin Alcántara en serio, sí o no?
  • ¿No es la hora entonces de que te movilices para que lo encarcelen de nuevo, para que lo borren del mapa o, al menos, para pedir que lo lleven a juicio? ¿Eres capaz de alzar la voz por esa Cuba que quieres?
  • ¿Por qué no escribes tu artículo en contra de Luis Manuel Otero, y lo envías a un medio comprometido con las ideas que defiendes? 
  • ¿La Cuba sin Alcántara no era la Cuba de los buenos, la Cuba que tiene la razón?
  • ¿Vas a dejar que ganen los malos sin decir una palabra?
  • Si lo correcto era que Luis Manuel Otero estuviera encarcelado, ¿de qué manera no ha sido un error su excarcelación? ¿Puedes explicarlo? ¿Puedes explicártelo?
  • ¿Por qué no escribes tu artículo, tu ensayo, sobre eso mismo?
  • Cuando alzas la cabeza de la página, ¿no ves que, desde una altura de seis décadas, las Palabras a los intelectuales te contemplan?
  • Si tu bandera es en verdad sagrada, y el contrarrevolucionario que la ultrajó anda libre por las calles, ¿tu silencio ahora no te hace cómplice del ultraje, y de la violación de la ley?
  • ¿Acaso hay límites para la ofensa? ¿Discontinuidades en lo sagrado de un símbolo patrio? 
  • ¿Y dónde están esos límites? ¿Quién te los mostró?
  • ¿No debería ser esta la hora de la denuncia y la batalla en redes sociales? ¿La hora del #NotFreeLuisma
  • ¿Por qué no sostienes la bandera y el corazoncito que hasta el otro día estabas alzando y sosteniendo? ¿Por qué no seguir posteando tu verdad?
  • Los que se llaman a sí mismos revolucionarios, ¿tienen un contenido que defender?
  • Los que se llaman a sí mismos revolucionarios, ¿no parecen cada día más indefensos?
  • ¿Quién los defiende de lo que ellos defienden pero que nunca los defiende a ellos (ni siquiera de ellos mismos)?
  • ¿Entenderán algún día la lógica, la ausencia de lógica, de ese bucle extravagante en el que están sumergidos?

(Continuará…)





Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.