Contra el Ego Nacional

Una vez más, me pregunto:

¿Cómo es posible que el gobierno de Cuba, que sirvió de Garante en el Diálogo de Paz de Colombia —donde se pusieron condiciones y se negociaron garantías—, sea incapaz de responder con contrapropuestas a un correo electrónico enviado por un grupo de artistas cubanos con el fin de garantizar que se pudiera llegar a una reunión y que hubiera transparencia en el diálogo con las autoridades?

¿En serio el gobierno se sintió tan “ofendido” por un correo electrónico, como para crear una crisis nacional?

¿Así de frágil es el futuro de este país?

¿Cómo es que un Viceministro de Cultura no tiene la educación de responder un correo enviado por personas a las cuales debe servir, y a las que él mismo presionó para que no demoraran en enviarle dicho correo?

En realidad, pensándolo bien, el MINCULT sí respondió. Lo hizo con esa actitud casi automática a la que ya estamos acostumbrados: como ventrílocuo del MININT.


Tania Bruguera

¿Cómo es posible que el gobierno cubano haya podido negociar con su enemigo histórico —el gobierno de Estados Unidos— pasando por encima de diferencias irreconciliables, y sin embargo anuncia públicamente que le resulta imposible dialogar con un grupo de artistas cubanos que solo están pidiendo su derecho a existir?

Desde que salí de aquella reunión en el MINCULT tengo la sensación de estar ante un suelo lleno de trampas. No importa lo que hagamos, o cómo lo hagamos: siempre seremos los culpables en cualquier trama que se invente el gobierno para limpiar su imagen y ensuciar la nuestra.

Hay quienes me han comentado que si hubiéramos puesto una coma aquí, cambiado una palabra allá o retirado algún nombre, quizás el diálogo se hubiera llevado a cabo. No se dan cuenta de que no importaba lo que dijera el correo: la suerte estaba echada, y la estrategia del MINCULT planeada de antemano. El objetivo era encontrar algo, cualquier cosa, que pudiera utilizarse para definirnos como los “causantes de la ruptura”.

En este país son seleccionados los culpables antes de que se cometa el “delito”. Es solo cuestión de tiempo: esperan que alguien se equivoque para justificar lo que ya han decidido sentenciar.

Hoy, siento que son ellos los que están frente a sus trampas. Las trampas que nos pusieron, se han virado contra sí mismos. Por eso los activistas hemos dejado a un lado nuestros egos: para que se pueda ver bien claro el Ego Nacional, ese que ha construido el gobierno y que hoy está en crisis.

El Ego Nacional ya no nos mueve a grandes acciones, tampoco nos da mucho orgullo: ha convertido el hecho de sentirse cubano en un ejercicio amorfo e irreconocible. Por eso es tan significativo que el movimiento que se ha generado a partir del 27N es horizontal y sin líderes: ahí todos pueden ser la mejor versión de sí mismos; ahí el gesto colectivo es la suma de muchos gestos individuales, todos toman turnos para ser excepcionales, nos inspiramos y estamos orgullosos unos de otros.

Los egos de algunos ya se han calmado, porque saben que esto es más grande que ellos; la timidez de otros se ha convertido en una voz poderosa, que habla con claridad. Mientras, el Ego Nacional, acostumbrado a demonizar de forma individual y vertical, no entiende cómo es que cortan una cabeza por acá y salen otras cuatro por allá; no se explica cómo es posible que haya quien se declara fuera del grupo, pero su firma nunca falta en una declaración hecha por el grupo…

El Ego Nacional está pasando por una crisis de identidad.


Tania Bruguera

El gobierno ha utilizado todas las artimañas para que no suceda el diálogo que hemos pedido, que no es el de una reunión de quejas y sugerencias. Queríamos y queremos un diálogo abierto sobre la necesidad de reconocer el posicionamiento independiente, y donde la libertad de expresión llegue como resultado del otorgamiento de libertades políticas.

Muy a pesar de ellos, el diálogo nacional que todos esperábamos ya se está realizando: los masones han hablado de respetar principios; los católicos han sacado una declaración donde hablan del problema de la legalización de la violencia; los abakuá han sacado un manifiesto donde exigen otorgar a los ciudadanos derechos y libertades civiles, políticas y económicas; la Asociación Hermanos Saíz y la UNEAC de la Isla de la Juventud se han separado públicamente de sus Consejos Nacionales… La gente está esperando que alguien les llame a la calle, y el gobierno también.

Al gobierno ya no le funcionan las viejas fórmulas. Tampoco las nuevas. No genera ninguna simpatía ver al presidente exponiendo su entusiasmo ante una canción de la neo-propaganda revolucionaria, mientras decenas de artistas e intelectuales que solo han pedido que se les escuche están bajo prisión domiciliaria (sin tener abierto proceso legal alguno), y los demás están siendo acosados, con sus familias asustadas, su privacidad violada y difamados con especial ahínco en los medios oficiales.


Tania Bruguera

Este gobierno ha sido la mejor fábrica de disidentes que ha tenido Cuba. Mejor que cualquier agencia de inteligencia extranjera. Este mes, han sobrecumplido con creces su producción de inconformes, de gente harta y de indignados.

Ahora todos sienten la urgencia de dar su punto de vista y de compartir sus esperanzas, que en realidad son la proyección del país al que aspiran; nadie quiere que pase este momento. El diálogo está en marcha porque el rumor en las calles se convierte en opinión pública que, a su vez, hace que muchos empiecen a posicionarse. Ya nadie está pidiendo permiso ni esperando por nadie.

Las conversaciones, públicas y privadas, entre cubanos de dentro y fuera de la isla, están ocurriendo más allá de cualquier agenda injerencista o de infiltración. El diálogo está más allá del NTV y sus demandables difamaciones; ya no hay quien crea que 400 personas, y sus familias, y sus amigos, y sus vecinos y conocidos, han sido orientados por un país extranjero para desestabilizar a Cuba.

Aquí nadie está desestabilizando al gobierno: el gobierno se está desestabilizando solo; una democracia está a las puertas y ellos andan pensando en cómo mantenerse en el poder.

A este país lo ha desestabilizado la corrupción, la falta de respeto con la que el gobierno ha tratado a su pueblo, la ligereza con la que los gobernantes son capaces de negar sus errores.

Este gobierno lleva tanto tiempo pretendiendo y comprando lealtades que se le ha olvidado que la verdad tiene una sensación propia.


Tania Bruguera

Menos el gobierno, todos aquí han entendido cuál es su rol en este momento. Por primera vez, yo tengo esperanza de que este país puede llegar a ser un lugar increíble: el 27N me devolvió esa fe.

Yo llevo años participando en activismos, en acciones, en marchas, en sentadas en varios países; años denunciando injusticias raciales y de género, abusos contra los inmigrantes; me he manifestado en contra de Wall Street, los monopolios, la desaparición de los bosques, las guerras por todo el mundo… Pero cada vez que estoy rodeada de personas a quienes les importa cambiar el mundo siento una opresión en el pecho y una falta de aire muy grande: es cuando pienso en Cuba.

Es un dolor fantasma. Me duelen las injusticias en cualquier parte del mundo, pero sé que Cuba ha sido amputada en esas marchas, en esas reuniones infinitas para planificar cómo hacer entender a una corporación o a un senador que es injusta la ley que está promoviendo o que ha firmado. El 27N no tuve que vivir el activismo por sustitución: ese día respiré el aire más puro, el pecho me dolía de tanta alegría. Sentí que todo lo que había vivido como activista tenía sentido.


Tania Bruguera

Desde el 27N hasta hoy, una de las cosas que más me ha gustado es el apoyo que han dado los padres a los jóvenes. Me fascina cómo muchos de esos padres, que habían callado por razones sentimentales o por fidelidad al tiempo que entregaron al proyecto de la Revolución, se han desatado ya de cualquier complicidad con la represión y hoy se levantan para estar al lado de sus hijos (frente al MINCULT, o frente a un agente que quiere arrestarlos sin razón alguna).

Los padres han tenido la generosidad de no pedirle a sus hijos que sigan esperando, como hicieron ellos. Hoy los padres se han vuelto jóvenes de nuevo. Estoy muy orgullosa de ellos, como estuve orgullosa de mi madre que fue como ellos.


Tania Bruguera

Mientras escribo estas líneas, recibo una llamada de un amigo activista; un agente de la Seguridad del Estado le ha dicho que nos haga saber a los demás que ellos nos piden una tregua, que quieren pasar el fin de año con sus familias, que están agotados, que no hagamos nada más…

Me llama la atención el uso de la palabra “tregua”: fue la que se utilizó en aquella reunión ante el viceministro para pedir tolerancia hacia los creadores independientes, para pedir que cesara el acoso policial y la criminalización hacia los que piensan diferente. Y esa “tregua” fue el primer acuerdo que ellos rompieron.

Me pregunto si esta vez son sinceros. Madrugada tras madrugada, he visto el cansancio de los policías y los segurosos que vigilan la entrada de mi edificio. Pero recuerdo que ellos mienten, forma parte de su profesión, y empiezo a imaginar qué razones tendrían para pedirnos una tregua… Es muy raro.

Abro un enlace que me manda una amiga por WhatsApp: es un artículo donde empresarios estadounidenses de alto calibre hablan de sus planes para entrar a Cuba luego de la toma de posesión del presidente Biden… Este país, que se ha vuelto parásito, puede haber encontrado un nuevo organismo huésped, y quiere entrarle sin dolores de cabeza.

El último esfuerzo del gobierno por cambiar la conversación sobre su intolerancia, ha sido anunciar las medidas del reordenamiento monetario. ¿Acaso piensan que creando una sensación de desprotección volverá el miedo? ¿O lo anuncian ahora con el objetivo de que esté todo in place para cuando aterricen las delegaciones de Washington?

Un amigo me dijo: “Con estos nuevos precios y tarifas, las demandas por los derechos políticos corren el riesgo de verse un poco ridículas”.

Lo que mi amigo no entiende es que ya los cubanos han reconocido que los derechos económicos son también derechos políticos.


Tania Bruguera

Justo ahora, cuando estoy terminando de escribir esta columna, menos de media hora después de que el DSE haya propuesto una tregua para asegurarse de que no habrán más acciones ni denuncias por parte de los activistas este fin de año, ya han roto —una vez más— esa tregua que ellos mismos habían pedido.

Al librito que utiliza el Departamento de Seguridad del Estado se le están acabando las páginas. El gobierno no sabe qué hacer. Los hemos puesto, ineludiblemente, frente a su propia ineptitud.




Tania Bruguera

No podemos dejarle el país a los cínicos

Tania Bruguera

Alguien me dice: pero, ¿para qué hacen eso, si nadie los conoce? Y, más allá de que no es cierto que nadie los conoce, yo me pregunto: ¿es importante que te conozcan? No es importante conocer a Denis Solís. Lo importante no es él: puede ser cualquiera de nosotros. Lo importante es que conozcan la causa de tu acción.


10 Comentarios
  1. Te apoyo, quiero una Cuba democrática, de verdad, no la que gobierno (dictadura) dice que tenemos. Fuerza y no hay tregua hasta que ellos salgan del poder y hallan elecciones presidenciales y pluripartidismo. Fuerza!!!!

  2. Esto es una columna? Huele a manifiesto y es la mejor muestra de que tiene la autora el mismo ego que critica en su panfleto, por demás largo, cansón, como si fuera sacado de las páginas de Granma. Adolece, además, del mismo error de otros, que creen que Cuba está solamente en las redes sociales.

    1. El Capital es un libro que escribió Karl Marx, ese sí es “largo y cansón”, es la causa de infortunio en su país natal, el cual se extendió y extendió hasta llegar aquí por voluntad de una persona, no del pueblo.
      El Capital es la base y razón de dictaduras en Corea del Norte y en Cuba, tantos años en el poder privando a muchos la libertad no es otra cosa, dictadura, comunismo ciego y egoísta que no quiere librarse del poder y no permite el desarrollo pues la arrogancia de los dirigentes no cede a los cambios ni a la censura mundial.
      Si lo has leído, entonces el artículo de Tania ni es largo ni “cansón”.

  3. Leandro: Se estan quedando sin trucos creibles. Ya todos ven a traves de esa vieja tactica que hoy utilizas, atacar al mensajero para no tener que responder al mensaje, es inutil ya nadie se la traga. Es hora de que se pongan a debatir sobre lo que importa o desapareceran por irrelevantes.

  4. Desde que llegaron los primeros a la puerta del MINCULT el 27N, ya su suerte estaba echada: eran el enemigo, no cubanos que daban una nueva e inédita oportunidad, a la dictadura, de ser interlocutora de sus ciudadanos. La
    “tregua” tiene el mismo objetivo de la espera y la manipulación de entonces: ganar tiempo. Entonces sorprendidos y aturdidos, necesitaron horas y encargaron al viceministro-agente, ganar tiempo para movilizar el Consejo de Defensa, movilizar a la Seguridad del Estado, a los provocadores y fuerzas paramilitares (el “pueblo enardecido”), la policía nacional y las fuerzas especiales, tomar medidas represivas en las provincias para que nada igual sucediera frente a las sedes de las Direcciones de Cultura e incluso poner en alerta a unidades del ejército. Una vez montado el operativo de represión y comprobado el hecho de que no caían en las provocaciones, incluido el apagón; el viceministro-agente terminó de actuar su farsa de “diálogo” para lograr disolver esa imagen, nefasta para ellos, del gentío protestando. Ahora también quieren ganar tiempo y desde su posición de fuerza (Denis preso en la cárcel, ustedes y sus familiares “presos en sus casas” y nuevos encarcelados por protestar ) quieren que no enturbien el final del año y el nuevo aniversario del triunfo de la revolución, devenida en Robolución- Dictadura, para blanquear la deteriorada imagen de violadores de Derechos Humanos, que sería el mayor pretexto para evitar que Biden; una vez en el poder; les suelte las riendas. No sólo son corruptos, ineptos y represores, son anexionistas. Ellos son los que prefieren medrar a costa de las decisiones de un gobierno extranjero (nada menos que el de USA, el “imperialismo yanqui” ) para conservar los privilegios de casta que consiguen sobre la represión dictatorial; que dialogar con su pueblo para construir una Cuba Libre, Democrática, Independiente y Soberana, “con todos y para el bien de todos”.

  5. ¿Cómo es posible que llevemos veinte años ya en el nuevo milenio y que no hayamos cambiado de gobierno? El problema antropológico en Cuba lo tiene en primer lugar el gobierno y la camarilla de la familia Castro que lo ususfructua. Todos ellos sueñan aún con quimeras del siglo XX, o más bien de entre los siglos XVI y XIX: mantener al pueblo en la condición de esclavos.

  6. En mis años universitarios, marxismo mediante, aprendí que LA INDEPENDENCIA ECONÓMICA GENERA INDEPENDENCIA POLÍTICA. Creo que lo que estamos viendo son heridas de una lucha entre de una parte un Estado que hasta hace poco ostentaba el poder económico total y que de forma lenta (pero irreversible) va cediendo parte de ese poder económico, y de otra sectores que se independiza por motus proprio o porque el Estado los expulsa y generan su propio poder económico. Hasta ahora la única técnica que ha exhibido el Estado es acusar a todos los que se les oponen o simplemente tienen una opinión diferente de mercenarios y agentes de la CIA. Y no es que no los haya, pero lejos están de ser todos. La independencia política es inevitable. Lo que sí puede decidir el Estado es la manera en que se va a alcanzar. Podrían comenzar (ahora que se avecina otro Congreso del PCC) haciendo un ejercicio de logica respondiendo una pregunta: ¿Es la unanimidad en el voto de cualquier tema algo positivo o negativo?

  7. Bravo Tania, no a la tregua, ahora que ya no saben que hacer, pasarán a la fase superior del comunismo, el fascismo, lo mismo está ocurriendo en Rusia donde te llevan preso hasta por llevar un cartel en blanco, y envenenan al líder opositor con sustancias altamente radioactivas, solo queda un camino y es la verdad del pueblo y el pueblo ahora tiene la palabra. #cubaparaelpueblo #ladictaduraesfascista #TodosSomosSanIsidro #VivaCubaLibre

  8. La vida no vale nada en Cuba si no lleva el cuño oficial. Esta batalla se está librando ya entre los biencomidos y apesebrados y el resto del pueblo. El pueblo ya no participa, observa. Estamos a puntito.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.