Para mí siempre es de noche

La Habana de 1976. Llegamos al restaurante La Roca de 21 y M en el Vedado. Acomodado en una banqueta del bar nos espera el pianista Frank Emilio Flynn. 

Alfredo Triff: Frank Emilio, buenas noches. Gracias por darnos esta entrevista para  Hypermedia Magazine

Frank Emilio: Es un placer.   

AT: Tu carrera en la música comienza a principios de la década de los 50, cuando fundaste un grupo con el guitarrista y compositor José Antonio Méndez.

FE: Muy al principio, en 1951. José Antonio y yo le pusimos Los Modernistas. 

AT: Aunque La Habana de los 50 era por naturaleza optimista y bulliciosa, parece que estaba lista para una aventura musical más nocturna.

FE: Para mí siempre es de noche (sonríe, aludiendo a su ceguera). Estábamos haciendo algo distinto; una mezcla de bolero con jazz que algunos llamaban “filin”. Y el público lo recibió muy bien. 

AT: ¡Y qué clase de grupo tenías! José Antonio Méndez en la guitarra, Guillermo Barreto en la percusión, Francisco Fellove cantando y tú en el piano. 

Instrucciones para resolver el rompecabezas Adia Victoria

Instrucciones para resolver el rompecabezas Adia Victoria

Alfredo Triff

“Incluso cuando Silences no suena a blues, Adia Victoria se embebe de su espíritu y enfrenta sus demonios sin miedo”. Allison Hussey

FE: José Antonio ya venía experimentando con una idea ampliada de la armonía tradicional que incluía poli-acordes novedosos —que los músicos de la época llamaban “moña”—. Fellove y yo habíamos tocado juntos. Me gustaba mucho su estilo entre pregón y guaracha; además, improvisaba muy bien al estilo “scat”. Barreto era mi baterista de jazz preferido. 

AT: ¿Dónde tocaban? 

FE: En ese tiempo aparecieron muchos night-clubs en La Habana. Tocamos en el club  Scherezada, El Mambú (donde descargaba Cachao) y en Mocambo. También hicimos programas de radio para la Mil Diez.     

AT: Ahora cuéntame de ti. 

FE: Nada (se encoge de hombros). Yo venía improvisando jazz desde jovencito. Mi pianista preferido era Art Tatum. Creo que fue en 1950 que escuché a Lennie Tristano con Lee Konitz en la discoteca de Radio Centro, y a partir de ahí mi estilo tuvo una transformación.  

AT: Después de Tristano y Frank Emilio, ser ciego y pianista de jazz, ya no es mera coincidencia (el pianista sonríe y se acomoda la gruesa armadura negra de cristales calobares). Frank, eres respetado por tu rigor y tu cultura pianística. Tu fraseo tiene swing pero a la vez exhibe una elegancia y cultura muy tuya. 

FE: Gracias.   

AT: Cuéntanos del Quinteto Instrumental de Música Moderna. 

FE: ¡Qué de recuerdos! Lo fundamos Barreto y yo en 1958: Papito Hernández en el bajo (quien luego se fue para Estados Unidos), Gustavo Tamayo en el güiro, Barreto en las pailas y Tata Güines en las congas. Éramos fijos en el Johnny’s Dream, La Zorra y el Cuervo, y a veces, en Mes Amis.

AT: Era más descarga, ¿no? La grabación de tu composición “Gandinga, Mondongo” (de finales de los años 50) es una obra maestra. Pero también sale un lado “cool” del grupo con tus versiones de “Tres palabras” o “Drume negrita”. 

Sweet Smell of Success, la crápula en la jungla de asfalto

Sweet Smell of Success, la crápula en la jungla de asfalto

Alfredo Triff

Sweet Smell of Success de Otto Preminger (1957), se considera una obra maestra del cine menor (el llamado “B movie”). En ella se combinan los talentos de Chico Hamilton y Elmer Bernstein para una musicalización de premio.

FE: Sí, la descarga y el mambo hacían ola. Pero nosotros no; nosotros buscábamos un sonido distinto al grupo de Cachao o Bebo y su Batanga. Tienes razón, cuidábamos el detalle.   

AT: ¿Qué haces metido aquí en La Roca? 

FE: Me mandaron para acá. No me quejo. Hago lo que me gusta, que es tocar el piano. La gente que viene me conoce y me siento a gusto.  

AT: ¿Qué significa el piano para ti? 

FE: El piano es mi vida, aunque me falta algo.  

AT: ¿Qué?

FE: …

AT: Por cierto. Te agradezco que me hayas presentado tu trago favorito.  

FE: (Risas) Para mí un “Tom Collins” es como el preludio a una fuga de Bach (mirando hacia lo alto). El alcohol es bueno para los vasos capilares. 

AT: Por qué el Flynn… ¿eres familia de Erroll? 

FE: Flynn es mi apellido, el de mi papá. Aunque nos abandonó a mi madre y a mí, mi madre me dejó el apellido.

AT: Eres un señor lector. Ahora estás leyendo Nana de Zola. 

FE: Me gusta mucho la literatura francesa. 

AT: ¿Cuál es tu secreto? 

FE: Paciencia y estudio.  

AT: ¿Cuál es tu compositor favorito?

FE: Tengo dos: Bach y Chopin.   

AT: Muchas gracias, maestro.


En Hypermedia MagazineFrank Emilio, Guillermo Barreto y su Cuban Jazz Combo: “Blues En Cha Cha Cha”:


Y no se pierdan este video del Quinteto en vivo, en el Johnny’s Dream, tocando “Gandinga, mondongo y sandunga”, original de Frank Emilio (circa 1959):

La música que no puedes perderte

“We Speak”

Alfredo Triff

Un tema que suena tan contemporáneo como hace 58 años.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

5 + dieciocho =