Temporada de fenómenos des-clasificados

En ocasiones agobia esa perenne nostalgia por el pasado que impera en el criterio curatorial de nuestra televisión. Lo bueno es lo bueno pero no lo demasiado. “Recordar es volver a vivir”, la misiva de Raquel Mayedo en el programa Contra el Olvido, se extiende a cada propuesta de la parrilla. En el archivo del ICRT han desempolvado de todo en esta cuarentena. Al menos a mí, con tanto memento me tienen frustrado el entretenimiento del zapping.

Recientemente, de su repertorio de series, exhumaron Roswell, aquella saga olvidada sobre alienígenas adolescentes que trasmitían en son de aventuras a las 7:30 p.m. por Cubavisión. Una serie inofensiva, pero defectuosa y mediocre. 

Increíblemente, durante su retransmisión he descubierto algo más que la madurez de mi juicio crítico ante fenómenos culturales de la adolescencia: he descubierto que el ICRT sabe más de cuatro cosas.

Resulta que esta referencia televisiva a las historias de ficción sobre extraterrestres, el Área 51 y las conspiraciones de la CIA, viene a juego con una artimaña estrenada en tiempos de Covid. Luego de los últimos acontecimientos en el Pentágono, hay una nueva ola ufológica a nivel mundial, nada más y nada menos que en plena crisis pandémica. 

OJO: nosotros no nos podemos quedar atrás. Hay que vivir el momento histórico, estar a tono con lo que ocurre en el mundo. Aunque frente al reverbero que hay armado, la retrasmisión de Roswell sea asumida apenas como un guiño. 

La génesis de esta nueva oleada ufológica tuvo lugar el pasado 27 de abril, cuando el Pentágono decidió desclasificar tres grabaciones de OVNIS. Un video fechado en el 2004 y los otros dos en 2015, aunque los tres llevaban años en internet, acumulando millones de vistas en Youtube. 


Temporada de fenómenos des-clasificados - Lesstúpida Cubana & Paolo De Aguacate

Supuestamente, el programa militar dedicado a la investigación de los OVNIS concluyó en el año 2017 porque el Pentágono decidió que había prioridades más urgentes a las que dedicar el presupuesto. Además, exponer los videos contribuía a despejar cualquier discusión acerca de si las imágenes que desde hace años estaban circulando en internet eran reales o no. 

En su comunicado al público, el Pentágono describió estos fenómenos voladores como no identificados, o sea, descartaron definirlas como naves extraterrestres. Más bien hicieron énfasis en posibles “incursiones militares en el espacio aéreo” de una tecnología que no pertenecía a su ejército. Y como el horno no está para galleticas, el Ministro de Defensa de Japón anunció automáticamente nuevos protocolos ante un eventual ataque o avistamientos de aviones con procedencia desconocida. 

De manera que, aparejado a este evento noticioso que se disfraza de estrategia belicista, en lo que va de mes ha habido un repunte de casos de avistamientos. De hecho, se reconoce que desde el comienzo de la pandemia el registro de avistamientos ha ido en ascenso. 

Los datos de Google Trends indican un incremento en el uso de los términos #OVNI, #avistamientos y #UFO en Estados Unidos, España, Argentina, Chile, Colombia, Japón y Bélgica, por solo mencionar los ejemplos de mayor tráfico. 

Obviamente se trata en su mayoría de memes y bromas triviales relacionadas con el fin del mundo y la presunta visita de los extraterrestres. Tal vez uno de los videos más contundentes fue el de un supuesto extraterrestre en un edificio de Miami: en tan solo una hora acumuló 150.000 vistas. 


Temporada de fenómenos des-clasificados - Lesstúpida Cubana & Paolo De Aguacate

Por su parte, la inglorious Asociación Cubana de Ufología (ACU), con cerca de 400 seguidores en su página oficial de Facebook, ha re-difundido en internet algunas de sus teorías más pintorescas sobre avistamientos en Cuba. Una de mis favoritas es la de los seres ocultos en la Sierra Maestra, sustentada por el ufólogo español Juan José Benítez, según la cual el Comandante Fidel y otros líderes revolucionarios habrían sido testigos de la llegada de alienígenas a la Sierra, y apresaron a uno de ellos en un búnker suponiendo que se trataba de criaturas imperialistas que venían a frustrar los planes de la Revolución. 

Asimismo, hay todo un mito en torno a la figura de Hatuey, el cacique kryptoniano, quien una vez quemado en la hoguera fuera rescatado y abducido por una potente luz proveniente del cielo. 

Esta súbita fiebre de OVNIS parecería un efecto pareidolia del confinamiento. Una descompostura mental. Un mareo visual, tal vez porque ahora los cielos están despejados debido al descenso de la contaminación atmosférica. También se sabe que desde el comienzo de la pandemia ha habido profusión de lanzamientos de satélites al espacio por parte de algunos gobiernos. Dichos objetos lumínicos volando hacia sus órbitas pueden ser también una explicación al fenómeno de tantos avistamientos. 

Pero volviendo al origen del meollo: ¿por qué desclasificar estos documentos visuales ahora y armar todo este revolú? Parecería una estrategia de carácter psicológico, una distracción inteligente en los tiempos que corren. 

Algo similar sucedió allá por el año 1938, con la radiodifusión del relato La guerra de los mundos, narrado por Orson Welles. Aquello causó pánico entre los oyentes. Con una supuesta invasión alienígena se demostró lo fácil que era generar pavor colectivo, manipular a la población. 


Temporada de fenómenos des-clasificados - Lesstúpida Cubana & Paolo De Aguacate

Estrategia efectiva: hablar de OVNIS siempre despierta la imaginación, genera titulares, desvía la atención de otras cuestiones. El asunto es como un as bajo la manga: se saca cuando conviene. 

Ante una catástrofe, la política de desclasificar da al traste con la reticencia de los organismos militares. Pienso entonces en cómo se ha creado una conciencia forzada, sobre hechos delictivos de robo y hurto, en el Noticiero Nacional de la Televisión Cubana. 

Ya lo dije una vez y lo reformulo: el ICRT, concatenado a este gobierno, sabe más de cuatro cosas. 

La población está muy susceptible. Es el momento adecuado para “des-clasificar”. 

El sal paʼ fuera que se ha armado de repente, al denunciar en público todas esas fechorías, como si fuesen ajenas a nuestro conocimiento, solo las deschaban como lo que son: maniobras de persuasión. 

Porque ahora, más que nunca, es conveniente persuadir. 

Así que para Paolo y para mí, también debe ser conveniente. 

No nos interesa denunciar ninguna felonía callejera. Preferimos meternos de lleno en este boom viral de los OVNIS en Cuba. Arrebatarle los 400 seguidores esos a la Asociación Cubana de Ufología (ACU) y “des-clasificar” archivos visuales de “objetos no identificados”, voladores o no. 

En definitiva: ¿cuántos “objetos” no hay pululando, sin ser fichados todavía?

Una pila, caballero. 

¡Va y revelan los archivos de nuestros objetos en el Noticiero!

Paolo Des-clasificado, video, 0:52 min, en Hypermedia Youtube.





Paʼ la gente de la caliente: Roast Battle - Lesstúpida Cubana & Paolo De Aguacate

Paʼ la gente de la caliente: Roast Battle

Lesstúpida Cubana & Paolo De Aguacate

Desde la llegada de YouTube está siendo muy relevante el formato Roast Battle / Roast Yourself. Un evento en el cual dos adversarios (dedicados o no a la misma profesión) se sacan sutilmente “trapitos sucios”, como si de peleas de gallos se tratara.


2 Comentarios
  1. “Aliens en la Sierra Maestra”…casi termino en urgencias de tanto reírme. Deberían dar materiales como estos en la cola del Pollo, haría más amena la espera.
    Felicitaciones para los autores!!!
    Escriban más cosas así porque me aburro bajo tierra.

    1. Me atrevería a decir que se quien eres? Solo conocemos a un Reptiliano que ha sido valiente como para hablar de su identidad en público!!! 82.3???? Si eres tú! Esta columna es para seres como tú!!! 🔥 disfrutaaaaaaa

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.