La Pro-testarudez de los 13

A las autoridades rectoras de la cultura cubana oficial. Presidentes de Consejos, de Institutos, Directores de Centros, Ministro, Viceministros:


Nos dirigimos a ustedes en un momento de gran agotamiento ante los numerosos intentos frustrados de diálogo durante, al menos, los últimos dos años. Pero como los autores de este mensaje creemos en el lenguaje, como si de una religión se tratara, insistimos una vez más en intentar establecer comunicación. Por supuesto que de manera respetuosa, pero también sin medias tintas y yendo directo al asunto.

Consideramos que la postura que ha asumido el Ministerio de Cultura ante las inquietudes y protestas que generó la emisión del Decreto 349 es irrespetuosa, sobre todo con la parte de la comunidad artística que manifestó estos desacuerdo.

El Ministerio ha referido unas “normas complementarias” que guiarán la implementación de dicho resorte legal, pero sobre estas no se conoce ningún detalle. Mientras tanto, en el contexto, se han vivido y se viven acciones punitivas de todo tipo ante ese derecho a expresarse libremente que tenemos todos, y que trasciende cualquier decreto, pues se ampara en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. 

El clímax de esta situación se alcanzó en días anteriores, cuando fue detenido y procesado en juicio sumario el músico Denis Solís, por un delito no esclarecido de desacato a la autoridad, por el que fue condenado a ocho meses de prisión.

En solidaridad, y exigiendo un acto de justicia no amañada, como ha sido el caso, un grupo de activistas de la sociedad civil y artistas de diversas ramas, realizó una protesta pacífica que consistió en leer poesía ante la delegación de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) de Cuba y Chacón, en la Habana Vieja. Acción que derivó en más detenciones y acosos por parte de la propia policía y la Seguridad del Estado.

Estos acontecimientos, sucesivos atropellos y actos degradantes, han provocado que, actualmente, se encuentren en huelga de hambre algunos de los participantes en esta lectura de poesía. El lugar elegido para la huelga ha sido la sede del Movimiento San Isidro, ubicado en el barrio de la Habana Vieja, que lleva ese nombre.

Los autores de este mensaje nos preguntamos si ustedes, funcionarios del Ministerio de Cultura, se posicionarán de alguna manera antes estos cobardes y abusivos actos que está llevando a cabo el Ministerio del Interior.

Nos preguntamos si ustedes tienen la misión de dialogar con los actores de la cultura, o si, en cambio, tienen la misión de reprimirnos y silenciar nuestros criterios.

En síntesis, queremos saber si, por casualidad, las manos a las que se refieren cuando dicen “La Cultura en Buenas Manos”, son manos manchadas de sangre.

Atentamente…

  1. Julio Llopiz-Casal
  2. Henry Eric Hernández
  3. Lester Alvarez
  4. Carlos A. Aguilera
  5. André Isaac Santana
  6. Hamlet Lavastida
  7. Solveig Font
  8. Reynier Leyva Novo
  9. Jorge Enrique Rodríguez
  10. María Matienzo
  11. Luz Escobar
  12. Claudia Patricia
  13. Luis Enrique Hernández-Supervielle Bravo
    ………..
  14. Mauricio Mendoza
  15. Osmany Suárez Rivero

NOTA

Si consideras que tu nombre debe estar en esta lista de firmantes, copia el texto, pégalo en tu muro de Facebook, o en tu cuenta de Twitter o Instagram, adiciona tu nombre, no cambies nada más y compártelo. Gracias.




Julio Llópiz-Casal

Patear al rey

Julio Llópiz-Casal

Soñar con Virgilio Piñera, con Francis Alÿs y con una Habana ideal, me hizo lanzarme a la calle en el verano. Recordé que me gusta lo que la ciudad me dice, aunque esté hecha polvo y me derrita su calor. Recordé que la luz del trópico es brutal, pero me gusta. Y recordé, sobre todo, que La Habana es hostil, pero no es su culpa.


Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.