Westworld: despertar en un mundo abierto

Me llevo el casco a la cara y escucho las sirenas de los patrulleros que se acercan. Vienen raudos a arrestarme, furiosos. Enciendo sin prisa un cigarro y sonrío. Miro a través de la ventana mi ciudad, mi mundo tan distinto de ese otro que aún reclama en la consola mi atención. Un mundo hecho de píxeles, variables y funciones matemáticas.

Cuestiones de fe

¿Crees en la democracia? ¿En la autoridad del Estado? ¿En los partidos políticos? ¿En nuestro Gran Líder, en el Presidente Eterno de la República Kim Il-sung?

Algo esencial agoniza

Los veinticinco años transcurridos desde la desintegración de la URSS en 1991 hasta la reciente visita a la isla del presidente norteamericano Barack Obama, han visto a la sociedad cubana debatirse en un precario equilibrio entre la miseria y el orgullo, entre el agobio y la codicia, entre la ira y el temor, entre el nacionalismo provinciano y el autodesprecio servil.