#reinicioenfrío con Sergio Marrero González

Día 4/10 del #reinicioenfrío con jóvenes artistas: un intercambio puntual sobre sus operatorias. Esta vez he seleccionado a Sergio Marrero González.




Enfocado en construir una definición personal del sistema arte, tu discurso refiere constantemente a la ciencia. ¿Cuán efectiva resulta esta analogía?

En la respuesta a tu pregunta está contenido el sentido de todo mi trabajo. Es un sentido que cambia constantemente, que se enriquece, que se desprende de otras ideas y hasta se contradice en algunos momentos; así que intentaré hablarte de ideas y posicionamientos que quizás no sean del todo definitivos. Mi respuesta tendrá entonces ese carácter temporal que parece sobrevolar las certezas en el arte.

Hasta el día de hoy, creo que lograr comprender el Sistema Arte desde una definición propia es, a gran escala, el camino de cada artista. Siempre he tenido claro que este proceso de personalización no puede ejecutarse de manera total e instantánea. Me he convencido también de que mi búsqueda por comprender y definir el Sistema Arte es hasta cierto punto una utopía, una nebulosa que se muestra difícil de atrapar, pues sus límites están siempre difusos, cambiantes, en constante actualización. Del mismo modo, mi capacidad para apresar esta nebulosa muta según se amplía mi experiencia, dejándome tener solo certezas instantáneas.

Aun así, es una quimera que debo perseguir por necesidad, y en ese camino van quedando, como bitácora, las obras que permitirán reconstruir fragmentos del viaje. En esta búsqueda la ciencia ha sido una plataforma que me ha permitido tomar prestado ciertos códigos para luego elaborar modelos de algunos elementos que resultan vitales para organizar mi propuesta como artista.

La motivación inicial para encaminar parte de mi investigación rumbo a las posibles analogías entre arte y ciencia tiene también un origen familiar; es algo cercano a mí, algo natural más que impuesto. Nací en una familia que se debate entre ambos campos, y en algún punto tomé conciencia de que soy producto de los encuentros más que de las diferencias.

No quiero que la respuesta a tu pregunta me lleve a teorizar sobre las relaciones entre ambos sistemas; prefiero centrarme en la repercusión que tiene eso en mi obra. Desde hace mucho tiempo el arte y la ciencia han ido de la mano, no es nada nuevo; no obstante, en el entendimiento común sigue sembrado un antagonismo inútil que hace de este tema algo contradictorio y relativamente novedoso respecto a otros más comunes, aunque no menos importantes.


Sergio Marrero González, Experimento-IX.3.A (Estudio de choque), 2018.

Sergio Marrero González, Experimento-IX.3.A (Estudio de choque), 2018.


Obviamente, los dos sistemas tienen un campo de acción muy distinto, la lógica que los mueve es muy específica, pero comparten muchas estrategias afines, tanto generales como particulares. Ambas son disciplinas creativas; ambas pretenden aproximarse a la realidad, comprenderla e incidir sobre ella; ambas son el reflejo del sistema de pensamiento de una época y, sobre todas las cosas, ambas se complementan y se nutren si se pretende lograr una aprehensión más completa de la realidad.

De cierto modo estas serían las cuestiones más elementales (pues no hay espacio para las particulares) que me han motivado a adoptar la ciencia como fuente insaciable de materias primas.

Por lo general paso mucho tiempo estudiando la relación de algún elemento de la ciencia con otro del arte, buscando conexiones entre uno y otro. Pero lo más importante es llevar esa información (ya sea en arte, ciencia, filosofía, etc.) al plano de la posibilidad creativa, y generar una transformación que me permita construir un modelo (obra) como resultado de ese proceso.

Por eso lo importante no es el conocimiento o la información en sí, ni siquiera la analogía. Esa transformación creativa sedimentada en una propuesta concreta es para mí el centro de atención. Lo esencial no es ver el objeto artístico como único centro, sino descifrar cómo un proceso determinado puede generar dicho objeto. La ciencia es entonces ese detonante necesario para que se active la reacción; la analogía es el entorno donde habita mi modelo.

Para terminar, puedo confesarte que mi conocimiento de las ciencias es bastante escaso, o al menos tan básico como el de cualquier persona cuyo desempeño no esté directamente ligado a ella. Basta revisar algunos de los temas que nutren mi trabajo para darse cuenta que es imposible para un artista dominar tanto conocimiento. Por ejemplo: Teoría del caos, Teoría de los fractales, Termodinámica, Teoría de grafos, Metabolismo, Psicología, Física y Mecánica clásicas, Diseño paramétrico, etc.

Pero lo importante para mí, esa efectividad de la que parte tu pregunta, radica en la capacidad que tiene la ciencia para activar mi creatividad dentro del arte, aun cuando la relación en las obras sea más o menos evidente.


Sergio Marrero González.

Sergio Marrero González (La Habana, 1988).




#reinicioenfrío con Amanda Alonso del Río - Evelynn Alvarez

#reinicioenfrío con Amanda Alonso del Río

Evelynn Alvarez

Mi interés giraba en torno a los rituales que suceden en la cocina, a los procesos creativos, a los métodos de elaboración… Cocinar y comer representan una fiesta, un performance, un acto de convivencia, de comunicación, un ritual en el que se transmiten e intercambian valores culturales”.


1 Comentario

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.